Anaya dice “adelantarse” a golpe mediático del gobierno y el PRI [VIDEO]

En un video publicado en sus redes sociales, el júnior más insufrible de la política mexicana, Ricardo Anaya, dice que “ya sabe” por dónde llegará el siguiente “golpe” del gobierno priísta contra su persona: las cuentas de banco que su familia política tiene en el extranjero.

VID_20171014_115408.mp4

Dice un viejo refrán que  nadie es tan importante como se creen, y quizá el mejor ejemplo de ello sea Ricardo Anaya. Su video “adelantándose” al golpe mediático comienza, justo, queriendo reírse (o lo que los panistas consideran “risa”) de la “obsesión” y el “miedo” que dice le tiene el PRI, y que, como parte de esa misma obsesión, están planeando otro golpe más a su figura.

Sin embargo, esta vez tuvo ayuda de alguien dentro del “gobierno priísta” y gracias a esa información, pudo adelantarse.

En la más aburrida tradición de los debates, presentó papeles con los que “demuestra” las fechas de la institución de la empresa de sus suegros y estados de cuenta de 1988. Según el presidente nacional del PAN, esa es la cuenta y ese el dinero que le van a achacar como responsabilidad del desvío de recursos durante su trabajo en el gobierno de Querétaro.

Anaya menciona directamente al diario El Universal como la vía a través de la cual el gobierno lo ataca: sí, un medio que trabaja, según él, a partir de las órdenes directas del gobierno federal.

Es cierto, por un lado, que el “Gran Diario de México” no ha dejado de señalar a lo largo de las últimas semanas caso tras caso de supuesta corrupción no sólo del presidente del PAN sino, también, de su familia política y su “padrino” político, el exgobernador de Querétaro.

Anaya no ha dejado de jugar una doble estrategia: mantener su presencia constante en medios y a través de spot “del partido”, mientras no declara abiertamente su intención por querer la candidatura a la presidencia de la república…

Ya le costó la salida de Margarita Zavala y la formación de la muy peligrosa banda de los “Rebeldes del PAN”… ¿hasta dónde quiere llegar el morrito?