El secretario de la Diversidad Sexual de Morena nos aclara el porqué de la alianza con el PES

Así como tú, nosotros tampoco entendemos cómo fue que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) firmó una alianza con uno de los partidos más abiertamente homófobos y conflictivos (ideológica y políticamente) como el Partido Encuentro Social.

Tan no lo entendimos que nos dimos a la tarea de buscar alguien en el partido que, hasta el pasado 12 de diciembre, era presidido por Andrés Manuel López Obrador, que nos pudiera aclarar qué hace un partido que se proclama a sí mismo como de “regeneración” uniéndose con otro que, en más de un sentido, busca regresar a México al siglo XVIII.

Marco Antonio Temístocles Villanueva Flores es el “secretario de la Diversidad Sexual” del partido. Su secretaría ha cobrado importancia en las ocasiones cuando funcionarios, candidatos o miembros de Morena han sido captados haciendo declaraciones homófobas, como cuando, en febrero del año pasado, la diputada local de Tabasco y coordinadora de la bancada morenista, Candelaria Pérez Jiménez, dijo, así, tal cual, que “los gays no debería de existir”, por lo que votaría en contra de la propuesta del matrimonio igualitario. (Vía: El Universal)

Pérez Jiménez fue despojada de su cargo como coordinadora e, incluso, expulsada del partido, como nos lo comentó Villanueva Flores cuando le preguntamos sobre el compromiso de Morena con la comunidad LGBT+.

La postura de Morena siempre ha sido en favor de la defensa y la promoción de los Derechos Humanos sin discriminación, incluidos los de la agenda LGBTTTI.
En todos los estados donde se ha discutido cualquier reconocimiento de derechos a nivel estatal, nuestros legisladores han votado [a] favor: en cuanto a matrimonio igualitario, en cuanto a la Ley de Identidad de Género
“, declaró para Plumas Atómicas Temístocles Villanueva.

Para Temístocles, Morena tiene una postura clara y firme respecto a los derechos de la comunidad LGBT+… aunque en la declaración de principios de Morena (su texto fundador), las “diversidades” que componen al partido son culturales, religiosas y hasta políticas, pero nada de sexuales o de género…

El secretario nos contó, también, que las bancadas de Morena en varios congresos locales han impulsado reformas que amplíen y defienden los derechos de la comunidad LGBT. En estados como Querétaro, Sinaloa o Zacatecas, nos dice, se han presentado iniciativas de matrimonio igualitario, aunque ninguna de éstas se han convertido en ley y las “bancadas”, a veces, se componen de un solo diputado (sí: UNA íngrima y sola diputada, como en el caso de Querétaro… y plurinominal, para colmo).

“Morena nunca defenderá propuestas discriminatorias, siempre se sumará a las iniciativas que reconozcan la progresividad de los Derechos Humanos”

La alianza con el PES en una elección federal le dará espacios en las cámaras de diputados y senadores a un partido que ha apoyado a organizaciones como el Frente NAZIonal por la Familia, que ha propuesto (y llevado a ley) modificaciones al Código Civil de vario estados para “definir” el matrimonio como la unión exclusiva entre “hombre y mujer” y ha buscado criminalizar el aborto en todo el país. ¿Una alianza que abra esos espacios a esas “propuestas discriminatorias” no coloca a Morena entre la espada y la pared? Temístocles nos respondió:

es una alianza electoral, no es una alianza ideológica y es el PES el que se suma a nuestra plataforma, es el que se suma a nuestro candidato presidencial. Son ellos los que ahora estarán obligados a modificar su postura, porque ya no es un asunto que esté a discusión“.

El problema, el principal problema, es que sí lo están. O lo están, al menos, para el PES, que en su página oficial establece que una de sus misiones es “fortalecer la institución familiar” (ajá: lo primero), una frase que no oculta su intención primera: “defender a la familia”, como lo ha dicho en varias ocasiones el FNF, o sea, reducir y, de ser posible, cancelar los derechos de la comunidad LGBT e imponer sus propios criterios morales y dogmáticos (es decir, no negociables) al resto de la sociedad. (Vía: Encuentro Social)

Mientras seguíamos platicando con Temístocles sobre la historia del PES, inevitablemente surgió su cercanía con (o sea, su fundación por) grupos evangélicos en el norte del país. No dejaba de causarnos ruido la idea de que López Obrador y Morena, en su conjunto, son un proyecto político y un partido que utiliza la imagen y políticas de Benito Juárez como inspiración. Si el oriundo de Guelatao, Oaxaca, aplicó las Leyes de Reforma y se fue a la guerra por ellas, ¿no resultaría contradictorio que el partido apoyara a otro de raíces religiosas?

Villanueva Flores nos recitó unos puntos del Código Federal de Asociaciones de Culto y del INE: no pueden ser votados líderes religiosos ni de culto. Además, añadió, tendrán que competir con los candidatos de Morena en una encuesta para “definir el mejor nombre” en cada demarcación.

Morena entiende que para enfrentar a la mafia en el poder, es necesario hacer alianza con otras fuerzas políticas“, dijo Temístocles Villanueva.

¿No será que el principal problema de esta alianza esté ahí: en la incapacidad (o en la duda legítima) de no creer en el voto mayoritariamente joven de Morena, en los miles de estudiantes, trabajadores y empleados que han apoyado al proyecto político y de nación que ha representado por más de 18 años López Obrador?, ¿será que no confía en la fuerza de sus votantes o que, finalmente, todo es meramente un ejercicio de sumas y restas?

Nos quedaron muchas dudas, justo como tú.