Alcalde es detenido por matanza en Michoacán

matanza

Juan Carlos Arreygue, alcalde del municipio de Álvaro Obregón, Michoacán, fue consignado luego de que se consolidara la hipótesis sobre su participación en la muerte de 10 personas que fueron encontradas calcinadas, el sábado pasado, al interior de una camioneta.

La investigación de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán cumplimentó 5 ordenes de aprehensión, contra el alcalde y cuatro elementos de la policía municipal que también aparecen implicados en el homicidio. El procurador del estado, José Martín Godoy, informó que todos los señalados ya fueron internados en el centro de reinserción social “Lic. David Franco Rodríguez” y que han sido puestos a disposición de la autoridad para que se resuelva su situación legal. (Vía Milenio)

De acuerdo con las investigaciones de campo y de criminalística, el 29 de julio las 10 víctimas fueron sustraídas de una tienda de abarrotes por grupos de policías que viajaban en unidades oficiales del Ayuntamiento. A la mañana siguiente, las 10 personas fueron localizadas sin vida y calcinadas. Los datos de prueba obtenidos por la Fiscalía Especializada en Delitos de Alto Impacto y la Unidad Especializada en la Escena del Crimen muestran que, durante el sometimiento de las víctimas, estuvo presente el presidente municipal que, según los testimonios recabados, también fue quien ordenó a los policías que realizaran la detención. 

Entre las personas detenidas se encontraba Luis Alberto L.,de quien se sabe prestaba servicios al Ayuntamiento de Álvaro Obregón y mantenía diferencias personales con el alcalde. 

Hace un año, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, señaló que antes de la elección de dicho alcalde hubo “indicios de que tenía algunos vínculos con grupos de la delincuencia organizada”, motivo por el que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) le retiró su candidatura, pero el Partido del Trabajo (PT) decidió seguirlo apoyando. Una línea de investigación que será retomada para esta investigación. (Vía Excélsior)

Sobre el caso de las 10 personas calcinadas, Aureoles declaró:

“El sábado pasado aparecieron unos cuerpos calcinados al interior de un vehículo. La primera hipótesis fue que por ser una zona de ordeña de combustible hubo una explosión, pero al profundizar nos dimos cuenta que policías del municipio de Álvaro Obregón participaron en la detención de un grupo de personas” (Vía Diario local Michoacán)

Este caso vuelve a poner bajo los reflectores al estado Michoacán, pues a pesar de que es una de las entidades que más ha sido azotada por el crimen organizado, en los últimos meses había visto reducir sus episodios de violencia extrema.