Al día, hay más suicidios de veteranos en EU que muertes por guerra

día

El Departamento de Asuntos de Veteranos (VA sus siglas en inglés) reveló que en el año 2013 un promedio de 22 veteranos de guerra de Estados Unidos se suicidaban diariamente. Mientras que en 2014 el aproximado fue de 20 suicidios al día. El estudio mostró que la tasa de suicidios de excombatientes en las guerras de Irak y Afganistán es 50% más alta que la de los suicidios de civiles. (Vía San José Mercury News)

Sin embargo, estas cifras sólo tomaron como base a menos de la mitad de los estados en el país del norte, por lo que se cree que el índice de suicidios puede ser mucho mayor. Por ejemplo, Texas y California, dos de las entidades con más número de veteranos, no fueron consideradas en la investigación. Asimismo, se sabe que muchos de los que decidieron quitarse la vida no estaban adscritos a los servicios de salud dispuestos para su atención.

Según los datos aportados por el Departamento, en 2014, la tasa de suicidio entre las mujeres veteranas era de 19.89 por cada 100 mil, mientras que la tasa de suicidio para mujeres en la población civil fue de 7.2 por cada 100 mil. Aunque sólo el 1% de la población norteamericana sirve al Ejército, el 20% de todos los suicidios en el país es de exsoldados. Fred McRae, coordinador jefe de prevención de suicidios en el hospital de veteranos de Palo Alto, California señaló:

“El sentido común indica que tendría que haber una correlación entre el número de despliegues y combates y el porcentaje de riesgo de suicidio, pero los datos sugieren que no necesariamente es el caso.”

En 2012, el Instituto Brooking informó que el número de veteranos que se suicida es mayor al número de uniformados que murieron en batalla durante la guerra en Afganistán. Además, se reportaron 247 casos de presuntos suicidios entre el personal militar activo y las reservas; lo que contrasta con los 222 funcionarios del Ejército norteamericano que perdieron la vida entre los meses de enero y octubre de 2003.

El fantasma del suicidio es común entre los veteranos que, al regresar a sus casas, tienen que enfrentar problemas económicos y sociales para los que no estaban preparados. Más de 900,000 veteranos de guerra están desempleados y una cuarta parte de estos ni siquiera tiene acceso a una vivienda. De acuerdo con el Bureau Económico, tan sólo en 2010, 7500 vivían en situación de calle. (Vía TeleSur)

A esto se suma el estrés postraumático de quienes han combatido, pues los horrores a los que son sometidos permanecen en sus mentes. Un estudio publicado, en 2014, por la corporación de investigación estadounidense RAND reveló que 1 de cada 5 funcionarios militares presentes en las guerras de 2001 y 2003 muestran cuadros de depresión severa o estrés postraumático. El Pentágono norteamericano también reveló que 22 mil tropas fueron internadas en hospitales psicológicos por desequilibrios mentales, esto es un 54% más que en 2007.

Después de un año de presionar al Congreso, distintas organizaciones de veteranos lograron que se aprobara el Acta de Prevención de Suicidios para los Veteranos, cuyo fin es que se brinden mejores servicios de salud mental para prevenir estos sucesos. Pues los datos indican que los individuos que reciben atención de salud mental de Departamento de Asuntos Veteranos  son menos propensos a suicidarse que aquellos que no la reciben.

La discusión sobre la salud mental de los excombatientes se ha reavivado en el medio periodístico y político de los Estados Unidos, luego de que se supiera que el principal sospechoso por disparar contra 5 policías en Dallas, el jueves pasado, era un ex soldado del ejército que sirvió en  la guerra contra Afganistán.