Adolescentes reclusas fueron obligadas a implantarse anticonceptivo

A lo largo del año pasado, las adolescentes internas en la Comunidad de Tratamiento Especializado para Adolescentes fueron obligadas a recibir el implante hormonal subdérmico. Hoy se hizo público que, sin siquiera pedir consentimiento a sus padres, las adolescentes ingresadas al centro penitenciario fueron obligadas  a tomar esa medida anticonceptiva en lo que representa un claro caso de violencia obstétrica. (Vía: Milenio)

Los hechos ocurrieron mientras Claudia Navarro estuvo en la dirección del tutelar para menores ubicado en avenida San Fernando. Navarro fue removida de su cargo la semana pasada luego de que la comisión capitalina de derechos humanos presentara una recomendación por la agresión sistemática contra los derechos de las menores reclusas. (Vía: El Universal)

El 27 de abril en conferencia de prensa, Perla Gómez Gallardo, presidenta de la CDHDF, declaró que en el centro de San Fernando “se documentaron violaciones a derechos humanos por revisiones corporales exhaustivas; restricciones e injerencias ilegales y arbitrarias en la correspondencia, las llamadas telefónicas y las visitas; prejuicios y estereotipos de género; tratos degradantes a una adolescente agraviada; falta de seguridad jurídica y de acceso a la justicia”. (Vía: CDHDF)

En la recomendación número 2 se documentó, por ejemplo, que las reclusas eran vigiladas mientras se bañaban, se espiaban sus conversaciones telefónicas sin su información ni consentimiento, entre otras violaciones que fueron el motivo por el cual Claudia Navarro tuvo que abandonar la dirección del centro. Sin embargo es hasta hoy que se hace público el caso de la anticoncepción forzada. La actual denuncia no forma parte de la Recomendación 2/2017 que emitió la CDHDF (y que puede consultarse aquí), pero se sabe que actualmente comisión está realizando una investigación en curso.

La denuncia fue interpuesta por los padres de las menores, quienes alegaron que estos casos de violencia obstétrica ocurrieron sin su información ni consentimiento. Aunque este caso podría derivarSe dio en la segunda recomendación interpuesta por la CDHDF hacia el centro de San Fernando en este año, la denuncia se suma al menos tres casos de violencia obstétrica que la CNDH ha abordado en el año, como puede consultarse aquí.