El acoso callejero será considerado un delito

Hasta ahora, la gran mayoría de mujeres mexicanas que hemos sido víctimas de acoso callejero nos habíamos topado con pared al intentar denunciarlo, pues no se consideraba un delito sino, a lo mucho, una falta administrativa. Sin embargo, un dictamen enviado a la Cámara de Senadores y aprobado por unanimidad en la Cámara de Diputados, describe que el acoso callejero será considerado acoso sexual y, por tanto, será un delito.

El dictamen fue aprobado por unanimidad con 303 votos para incorporar el acoso callejero como acoso sexual a la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. El acoso expresivo, verbal, físico, las persecuciones y el exhibicionismo serán consideradas formas de acoso sexual.

De acuerdo con el agregado al artículo 13 del ordenamiento, “el Estado mexicano debe garantizar a las mujeres la erradicación del acoso en la comunidad a través de programas para modificar los patrones de conducta socioculturales de hombres y mujeres“.

Así que no solo se trata de tipificar el acoso sexual, sino de diseñar programas de educación para todos los niveles y contrarrestar prejuicios y costumbres basados en la premisa de inferioridad o superioridad de cualquier género, además de estereotipos que promuevan la violencia contra las mujeres. Además de mecanismos efectivos para denunciar el acoso y que esto no implique una odisea legal, y capacitar a funcionarios para no menospreciar la violencia ni revictimizar. (Vía: El Universal)

Para muchas personas, considerar el acoso callejero como un delito abre las puertas a la extorsión (porque no se han enterado de que la cifra de denuncias falsas es sumamente baja). Otros consideran que “hay cosas más importantes por atender” (porque el acoso callejero no es un tema importante si no lo vives constantemente, todos los días, en el espacio público) o que “ya cualquier cosa es acoso” (porque no pueden mantener oculto su machismo rampante).

No obstante, en un país donde la violencia contra las mujeres alcanza cifras alarmantes, es básico identificar el acoso callejero como una manifestación del mismo problema. Y dejar de minimizarlo.

Por: Redacción PA.