A 60 días del multihomicidio en la Narvarte

Han pasado más de dos meses del asesinato de cinco personas en la colonia Narvarte de la Ciudad de México y todavía no se aclaran los móviles del crimen ni los responsables. La organización Artículo 19, que defiende el caso del fotoperiodista Rubén Espinosa, realizó una lista de siete puntos sobre los avances y las fallas en la investigación:

1. Los indicios que sostienen la versión oficial de los posibles móviles del asesinato (relacionados con el robo de celulares y la venta de drogas) fueron encontrados en el departamento dos días después de los hechos.

2. Las autoridades no han hecho un seguimiento satisfactorio de las amenazas de muerte que recibieron tanto Ruben Espinosa como Nadia Vera. Los datos, notas y testimonios que evidencian la existencia de esas amenazas han sido reunidos por abogados y familiares de las víctimas, no por las instancias correspondientes de la PGJDF.

3. En cuanto a los testimonios de los tres detenidos, llaman la atención las incongruencias entre los testimonios de los primeros dos y el rechazo absoluto de la versión oficial hecho por el tercero.

4. Existe la sospecha de que a uno de los detenidos lo torturaron antes de que rindiera sus declaraciones. La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, tras la aplicación del Protocolo de Estambul, determinó que el detenido no sufrió tortura; sin embargo, ante la imposibilidad de que el hombre se haya hecho las heridas que presentaba al subir a la patrulla (como se dice en la investigación), es necesario hacer público el dictamen de la aplicación del Protocolo.

5. En relación con las filtraciones de los avances del caso, se interpuso una denuncia para castigar a los responsables del nulo resguardo de la información. Como hasta el momento sólo se ha logrado la suspensión de un par de funcionarios por su falta de discreción, Artículo 19 solicitó que se amplíe la investigación sobre las filtraciones, pues ha sido sistemática y ha contribuido, por medio de prejuicios y tergiversaciones, a dirigir la atención pública hacia supuestos que no contribuyen a descubrir la verdad y encontrar justicia para las víctimas.

6. La PGJDF no ha podido encontrar razones para el crimen; sin embargo, se ha comprobado que se trató de hechos planeados que superan la preparación de un simple robo. La tortura previa a los asesinatos fue especialmente prolongada contra Nadia Vera y Rubén Espinosa.

7. Las demandas urgentes de la Asociación de Abogados Democráticos (que defienden a Nadia) y de Artículo 19 (defensores de Rubén) son:

a. Determinar con exactitud y a partir de pruebas científicas la secuencia de hechos dentro del departamento. En caso de que la PGJDF sea incapaz de dar respuesta satisfactoria, debe permitirse la participación de peritos independientes.

b. Aclarar el número de participantes en la ejecución del crimen y de facilitadores de los hechos.

c. Profundizar las investigaciones sobre las amenazas y hostigamientos que recibieron Nadia y Rubén, directamente relacionados con sus actividades periodísticas y de activismo político.

d. Geolocalizar los aparatos electrónicos sustraídos del departamento el día del crimen.

Lee aquí el documento completo.

 

Por: Redacción PA.