Puebla: museo busca proteger al ajolote, símbolo de la cultura mexicana

El objetivo de este museo es la preservación, protección y reproducción de este fantástico anfibio
(Imagen: Facebook/@casadelaxolote)

El nuevo Museo Mexicano del Ajolote (MUMAX) ubicado en Puebla, tiene como objetivo principal la preservación, protección y reproducción de este anfibio endémico y emblemático de la cultura mexicana.

En entrevista con EFE, el socio fundador del museo, Federico Carvajal, señaló que este es el primer espacio reconocido por las autoridades mexicanas como un museo viviente del ajolote. Esto, debido al trabajo realizado por la organización desde hace más de seis años.

Manifestó que el ajolote es una especie emblemática de la cultura mexicana y forma parte de sus tradiciones más arraigadas.

“La creación del museo tiene la finalidad de dar a conocer a sus visitantes la importancia de este animalito endémico…y concienciar a los habitantes de Chignahupan acerca de su raíz y de su cultura apegada a este”, señaló.

Un recorrido que dejará maravillados a los asistentes

Federico Carvajal indicó que a través de un recorrido guiado, los visitantes podrán conocer la importancia ancestral, medicinal y el papel que el ajolote tiene dentro de la naturaleza. Este recorrido, además de dejar maravillados a los asistentes, permitirá sensibilizarlos para que apoyen la labor de preservación y protección.

“Hacemos que la gente se maraville con las peculiaridades extraordinarias que tiene el ajolote, debido a que es diferente a todos los demás seres. Es inclusive diferente a todos los anfibios en general. Desde el tema mitológico tienen una presencia enorme en la filosofía de los pueblos nahuas y de todos los pueblos mexicanos”, dijo Carvajal.

El socio fundador del museo precisó que los habitantes mesoamericanos valoraban enormemente al ajolote porque consideraban que ayudaba a curar enfermedades. Asimismo, señaló que sigue vigente, incluso sirvió de inspiración para la película “La forma del agua”, del Director Guillermo del Toro y otros filmes como “Entrenando a tu dragón”.

El ajolote o axolote fue venerado por las culturas mesoamericanas, quienes lo consideraban un dios que ayudaba a las ánimas a llegar al inframundo. Lo anterior porque era el gemelo de Quetzalcóatl, dios de la vida y el conocimiento.

Respecto a las características de estos anfibios detalló que alcanzan una longitud de 20 a 30 centímetros, tienen piel oscura o rosa y branquias en forma de penacho. También, señaló que tienen patas y cola para nadar, pero sobre todo, una rara y famosa capacidad para regenerar por sí mismo las partes dañadas de su cuerpo.

Una especie en peligro de extinción

El ajolote fue declarado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una especie en peligro crítico de extinción en 2018.

El hábitat natural de este anfibio se encuentra principalmente en Xochimilco y en los estados Michoacán y Puebla. Recientemente, descubrieron ejemplares en San Luis Potosí.

La población de ajolotes ha reducido de manera alarmante, pasando de 6,000 kilómetro cuadrado en 1998 a 36 en 2014.

Las principales causas de esta alarmante reducción son la urbanización, la contaminación del ecosistema, así como la introducción de carpas y tilapias en setentas, especies consideradas como depredadores del ajolote.

El Museo Mexicano del Axolote (Mumax) está ubicado en Primera calle de Castro #16, municipio de Chignahuapan, Puebla. Puedes encontrarlos en la página www.casaxolotl.com

Con información de EFE
Publicidad