¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Comes el equivalente a una tarjeta de crédito a la semana

Una investigación de la Universidad de Newcastle reveló que comemos casi 250 gramos de plástico al año
Humanos consumen cinco gramos de plástico por semana. Imagen: Especial

Justo cuando estabas usando tu popote de acero y usando bolsas de tela para ayudar al planeta, resulta que el primero en consumir el equivalente a una tarjeta de plástico por semana eres tú. Sí, así lo confirmó la Universidad de New Castle.

Esta institución educativa de Australia resaltó en su estudio “Naturaleza sin plástico: evaluación de la ingestión humana de plásticos presentes en la naturaleza”, que cada semana las personas consumen unas dos mil piezas de plástico.

Estas piezas o microplásticos, como son conocidos, llegan al agua, al suelo y a los alimentos debido a que estos no pueden ser eliminados por los sistemas de filtración de aguas residuales y terminan en ríos y océanos donde los comen pájaros, peces o algunas otras especies marinas.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) esas dos mil piezas ingeridas equivalen a 21 gramos al mes, que a su vez se traduce en 250 gramos al año.

Otras especies también consumen microplásticos del mar y mueren. Imagen: Especial

¿Impresionante, no? Bueno, pues Marco Lambertini, el director de la fundación sugiere que los gobiernos deben trabajar en una estrategia para combatir esta situación de riesgo no sólo ambiental, sino de salud.

“Los plásticos no sólo contaminan nuestros océanos y vías fluviales y están acabando con la vida marina; están en todos nosotros y no podemos escapar de su consumo. La acción global es urgente y esencial para hacer frente a esta crisis. Si no queremos plástico en nuestro cuerpo, tenemos que detener las millones de toneladas de este material que continúan filtrándose en la naturaleza cada año, señaló.

Asimismo, la organización hizo un énfasis en la importancia de comprender el impacto de la contaminación por plástico en las personas; agregó que la fuente más amplia de ingestión de este material es el agua (embotellada o de grifo) lo que deriva en un problema grave de afectaciones al medio ambiente y a la cadena alimenticia.

Humanos consumen de plástico a la semana lo equivalente a una tarjeta de crédito. Imagen: Especial

Por su parte, Thava Palanisami, co-líder del proyecto de investigación sobre microplásticos que hizo la Universidad de New Castle, dijo que la ingesta de éstos es una amenaza para la vida silvestre y que podría llegar a destruir más hábitats.

Por ende, la investigadora puntualizó junto con Lambertini que los gobiernos tienen frente a este escenario una responsabilidad de garantizar que los fabricantes y consumidores se harán cargo de poner fin a la contaminación por plástico.

Como una medida de ayuda, la WWF creó una petición a la que puedes unirte y firmar para que se apruebe un tratado que busca frenar la contaminación de plásticos en el mar.

Aunque es una buen estrategia y pareciera que con firmar digitalmente una petición este problema se resolvería, habría que reconsiderar hacer cambios en nuestros hábitos y consumo, pues aunque parece ‘choteado’ aquello de que ‘el cambio empieza por nosotros’ es muy verdadero.

¿Cuántas veces no has visto a alguien tirar su basura en la calle o dejar sus desechos en la playa? ¿cuántas veces las autoridades han tenido resultados fallidos en implementaciones de éste tipo?.

Los problemas ambientales no los resuelve el gobierno totalmente ni las peticiones de internet; estas alertas ambientales son culpa y responsabilidad de todos. Hagamos lo mejor que podamos para resarcir el daño que hemos causado. 

Con información de: UNAM Global y WWF.