Los microbios congelados del Ártico están despertando

El derretimiento permafrost está liberando microorganismos, con consecuencias desconocidas para los humanos
(Imagen: Pixabay)

El derretimiento del hielo del Ártico está teniendo diversas consecuencias. Una de ellas tiene a los científicos en vilo: el despertar de microbios con consecuencias desconocidas para los humanos.

Derretimiento del permafrost

En los últimos 10 años, el calentamiento en el Ártico ha superado las proyecciones tan rápidamente que los científicos ahora sugieren que los polos se están calentando cuatro veces más rápido que el resto del mundo.

Esto ha llevado al derretimiento de los glaciares y a niveles de deshielo del permafrost que no se pronosticaban hasta después del 2050. En Siberia y el norte de Canadá, este deshielo abrupto ha creado accidentes geográficos, conocidos como termokarst, donde el permafrost más antiguo y profundo está expuesto al aire caliente por primera vez en cientos o incluso miles de años.

El despertar de microbios

A medida que el clima global continúa calentándose, quedan muchas preguntas. Entre ellas: ¿qué organismos y microbios congelados durante mucho tiempo podrían “despertar”?

El permafrost cubre el 24 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra y los componentes del suelo varían con la geología local. Las tierras árticas ofrecen una biodiversidad de microbios inexplorada.

Las capas aún pueden contener microbios congelados antiguos, megafauna del Pleistoceno e incluso víctimas de viruela enterradas. A medida que el permafrost se derrite con una rapidez cada vez mayor, el desafío emergente de los científicos es descubrir e identificar los microbios, bacterias y virus que pueden estar en movimiento.

Algunos de estos microbios son conocidos por los científicos. Por ejemplo, unos metabolizan el carbono del suelo para liberar metano, un potente gas de efecto invernadero.

Otros microbios del permafrost (metanótrofos) consumen metano. El equilibrio entre estos microbios juega un papel fundamental en la determinación del calentamiento climático futuro.

Otros son conocidos pero tienen un comportamiento impredecible. La nueva evidencia de genes que se mueven entre ecosistemas en proceso de descongelación indica una reestructuración en múltiples niveles.

El deshielo del permafrost en Siberia provocó un brote de ántrax en 2018 y la muerte de 200 mil renos y un niño. Pero las resistentes esporas de Bacillus anthracis pueden representar una excepción al brutal ciclo de congelación-descongelación que degrada patógenos bacterianos y virales más delicados. Sus características adaptables les han permitido a estos microbios permanecer congelados y viables durante siglos de inactividad.

Los microbiomas del Ártico contienen microbios resistentes y tenaces adaptados al frío. Estas especies pueden perderse con el calentamiento. Otros sobreviven siendo altamente adaptables, habitando muchos y variados nichos. Comprender más sobre la ecología y la diversidad genómica de estos generalistas ofrece una ventana al microbioma del Nuevo Ártico.

La amenaza de los microbios del Ártico

Sin embargo, están los microbios que son completamente desconocidos para los científicos, que pueden representar una nueva amenaza.

Está claro que cuanto más cálido sea el Ártico, más extraño se volverá, ya que las temperaturas en la superficie se vuelven más extremas y el deshielo se profundiza.

Con los microbios despertando de las condiciones profundas y superficiales sin precedentes en la historia de la humanidad, es un desafío evaluar los riesgos de estos microorganismos con precisión.

A medida que el Ártico continúa transformándose, una cosa está clara: a medida que el cambio climático calienta este depósito de microbios nos depara sorpresas que podrían ser muy desagradables.

Con información de Scientific American
ANUNCIO