El viaje de Greta Thunberg, la activista sueca de 16 años

Greta Thunberg llega a Nueva York después de dos semanas de viaje en bote
Greta Thunberg llega a Nueva York tras dos semanas de viaje

A los quince años, Greta Thunberg comenzó un movimiento ecológico en contra del cambio climático. Un año después, la activista llega a Nueva York en un bote de cero emisiones para asistir a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se llevará a cabo el 23 de septiembre.

En sólo un año, la joven de dieciséis años se convirtió en una activista mundial. Todo empezó el 20 de agosto de 2018, cuando Greta Thunberg faltó a la escuela un viernes para protestar frente al parlamento sueco para exigir mayores acciones contra el calentamiento global.

Para noviembre de ese año, más de 17,000 estudiantes en 24 distintos países participaron en “Viernes por el futuro” (“Friday for Future”), al dejar de asistir a clases y protestar frente a su parlamento local. Fue entonces que Thunberg dio un discurso en la Conferencia sobre Cambio Climático en Polonia. 

Su discurso, crudo y directo, causó mucho revuelo. ¿Cómo era posible que una niña de 15 años le dijera al gobierno qué hacer? 

Estas fueron algunas de las declaraciones que le ganaron a Greta Thunberg fama mundial:

“Mi nombre es Greta Thunberg, tengo quince años y soy de Suecia. […] Aprendí que uno nunca es demasiado pequeño para hacer una diferencia, y si unos niños pueden aparecer en titulares de todo el mundo por no ir a la escuela, entonces imaginen lo que podríamos hacer todos juntos si quisiéramos. […] Ustedes sólo hablan de un crecimiento ecológico y eterno porque tienen miedo de no ser populares. […] No son suficientemente maduros para decirlo como es, incluso esa carga nos la dejan a nosotros, los niños. Pero no me importa ser popular, me importa la justicia climática y el planeta”. 

Para marzo de 2019, las protestas fueron realizadas por más de dos millones de niños en cerca de 135 países. Ese mismo mes, Thunberg fue nominada al Premio Nobel de la Paz. (Vía: Reuters)

Greta fue invitada a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, pero se negó a viajar en avión por la huella de carbono que este medio de transporte produce. En lugar de utilizar un avión, Greta viajó en un bote de cero emisiones para reducir el impacto ambiental de su viaje.

El bote no tenía escusado ni regadera y el viaje de dos semanas realizado por la adolescente, su padre y su equipo se llevó a cabo alimentándose de comida enlatada.

Su bote, Malizia II, le permitió realizar un viaje sin impacto ambiental gracias a páneles solares y turbinas que generaban su propia energía. El 28 de agosto, Greta Thunberg por fin llegó a Nueva York, donde descansaría unos días antes de manifestarse contra el cambio climático afuera de la sede de la ONU… en viernes. (Vía: CNN)

El mensaje de la adolescente para el presidente estadounidense, Donald Trump fue “sólo escucha a la ciencia“. Si Greta Thunberg pudo movilizar a más de dos millones de estudiantes, ¿podrá cambiar la mentalidad del presidente de Estados Unidos?