¿Por qué celebramos el Día Internacional de la Mujer Indígena?

El día fue instaurado en 1983 por el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América
Cada cinco de septiembre, desde 1983 se celebra el Día de la Mujer Indígena

Desde 1983, cada 5 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Mujer Indígena, con la intención de reconocer su esfuerzo y resistencia. Asimismo, recordar que las mujeres indígenas son, en gran medida, las salvaguardas de un conocimiento ancestral y cargan consigo la historia de su comunidad.

El día fue instaurado durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América, que se celebró en Bolivia. Como inspiración se eligió a Bartolina Sisa, guerrera aymara, quien perdió su vida en la lucha contra la dominación española y fue asesinada por el ejército realista el 5 de septiembre de 1782. Junto con su esposo, Tupac Katari, lideró una rebelión armada contra el gobierno español en el Alto Perú.

Así como Bartolina, gran parte de las mujeres indígenas han muerto en protección de su territorio. Front Line Defenders encontró que durante 2016, 281 defensores y defensoras de los derechos humanos fueron asesinados; de los cuales el 49% luchaba por el medio ambiente, territorio y derechos de los pueblos indígenas. En América Latina, debido a la explotación capitalista, lideresas indígenas son perseguidas por su relación con la tierra.

El movimiento ecofeminista surge en la década de los setenta; éste relaciona la conexión entre la degradación de la naturaleza y la explotación a la que son sujetas las mujeres. Este movimiento admite a las mujeres indígenas como las más afectadas por la dominación masculina. La posesión de tierra es una de las razones de su explotación, ya que los indígenas poseen cerca de 22% del territorio planetario.

Alrededor del mundo, cerca de 186 millones de personas son mujeres indígenas. De ellas, 26.5 millones viven en el continente americano y 6.7 millones en México. Es decir, las mujeres indígenas corresponden al 10.4% del total de la población femenina mexicana. (Vía: Gobierno de México)

Además de la persecución a la que se enfrentan, muchas de ellas también sufren discriminación. Su condición monolingüe las coloca, según una declaración del Gobierno de México, en condiciones de exclusión, pobreza, desnutrición, analfabetismo y alta mortalidad. 

Berta Cáceres. (Imagen: El Desconcierto)

En 2016, Berta Cáseres fue asesinada después de defender durante veinte años los derechos del pueblo Lenca en Honduras. El Tribunal Nacional de Honduras condenó a siete hombres por su asesinato; dichos hombres habían sido contratados por Desa, una empresa que construye hidroeléctrica en el territorio indígena. (Vía: Front Line Defenders)

Su caso es sólo otro ejemplo de la violencia a la que se enfrentan las mujeres indígenas al intentar defender el territorio que les corresponde. Su conocimiento es base para la agrosilvicultura, la conservación de la biodiversidad, la gestión de los recursos naturales, la medicina tradicional y el desarrollo sostenible. Especialmente con el impacto del cambio climático, habría que voltear a ver a las activistas indígenas, no sólo el 5 de septiembre, sino diario.