El gobierno estadounidense utiliza ‘bombas de cianuro’ para matar animales salvajes

A pesar del rechazo social, el gobierno aprobó seguir utilizando "bombas de cianuro" para matar animales salvajes
Estados Unidos utiliza bombas de cianuro para matar coyotes, zorros y perros salvajes

El gobierno estadounidense permite uso de “bombas de cianuro” para matar animales salvajes como coyotes, zorros y perros no domesticados.

Desde 1960 se habían utilizado una especie de “bombas de cianuro” que se colocaba en la tierra y explotaba cuando los animales pasaban por ahí, el dispositivo se parece a los rociadores de césped. Los animales se acercan debido a la carnada y luego se les lanza cianuro en la boca. 

La práctica había sido detenida en 2018 porque no sólo afectaba a animales salvajes, sino también a animales de compañía y hasta humanos. En 2017 en Idaho y Wyoming, murieron dos perros de compañía y un niño sufrió ceguera temporal debido a las bombas.

La familia del menor demandó al gobierno por $150,000 dólares en 2018, ya que una de las bombas M-44 estaba localizada cerca de su patio en Idaho. Aunque las bombas no están a la venta para todo el público, la Unidad de Vida Silvestre las coloca a discreción, en nombre de granjeros y campesinos.

En 2018, la Agencia de Protección Ambiental decidió evaluar las bombas de cianuro debido a los reclamos de 2017. Durante los 18 meses de evaluación, cerca de 200,000 personas mandaron cartas objetando el uso de las “bombas de cianuro”. 

Bomba de cianuro. (Imagen: Snopes)

Según el Centro de Diversidad Biológica, 99.9% de las respuestas de la evaluación apoyaban que se dejaran de utilizar las bombas. 

Sin embargo, la Agencia de Protección Ambiental decidió el 9 de agosto de 2019 que las bombas eran seguras y que dejar de usarlas implicaría una pérdida económica para granjeros y campesinos.

Ante las molestias ciudadanas, se implementaron restricciones, entre las que se encuentran: colocar las bombas a treinta metros de cualquier camino y colocar señalamientos de advertencia. 

Si una gran cantidad de cianuro es inhalado por un humano, éste puede entrar en coma en segundos. Tanto el corazón como los pulmones se ven afectados y es posible que experimente convulsiones. Una cantidad menor causaría vértigo, dolor de cabeza, confusión y debilidad.

Con información de la BBC