¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Mancera protege a la ciudadanía del acoso sexual… con silbatos

El Jefe de Gobierno mencionó que en los últimos 30 días se han registrado 225 casos de acoso sexual en CDMX.
silbatos

Como parte de una campaña contra el acoso en el espacio público, el jefe de gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, decidió dotar a la población de silbatos (sí, silbatos), rosas para las mujeres y negros para los hombres, con el fin de que se “piten” los casos de acoso sexual en el metro de la ciudad.

El objetivo de esta medida —la cual, según Mancera, fue propuesta por diversos grupos de mujeres y se ha llevado a cabo en otros países— es que, en caso de padecer acoso, los usuarios del metro se sacudan el miedo y la indignación y se pongan a pitar frenéticamente para llamar la atención de las autoridades. Este método, agregó el jefe de gobierno, tiene mucha efectividad: “Este silbato estará dando una señal de alerta a la sociedad”, afirmó el mandatario durante su anuncio.

El jefe de gobierno mencionó que en los últimos 30 días se han registrado 225 casos de acoso sexual en CDMX, y que 69 de ellos sucedieron en el metro capitalino. Asimismo, anunció que se llevará a cabo la estrategia “30-100” que busca erradicar el acoso sexual y debe su nombre al hecho de que rendirá un informe primero a 30 días después de repartidos los silbatos y luego a 100 días. Del objetivo a largo plazo de esta estrategia no mencionó nada.

 “Hoy la ciudad de México tiene refrendado este compromiso de cuidado hacia las mujeres, de acción precisamente contra la violencia para erradicarla, ese sería el objetivo”. (Vía: Milenio)

Los artefactos que repartirá el gobierno de CDMX fueron manufacturados en Londres, por la empresa Acme. La envoltura de los mismos tiene la siguiente leyenda: “Cuando veas una conducta inusual advierte a la persona que se abstenga de realizarla. […] Acciona el silbato hasta que llegue la ayuda”.

La estrategia del gobierno capitalino surgió a partir de la movilización #VivasNosQueremos, en la que miles de ciudadanos se pusieron en marcha, tanto en redes sociales como en las calles, para exigir condiciones de igualdad y seguridad para las mujeres en el espacio público. Habrá que preguntarnos, ¿un silbato es suficiente para frenar el acoso? ¿Es una respuesta digna por parte de la administración de Mancera a la exigencia de la población femenina por una cultura de respeto?