¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Maestros de UNAM denuncian robo en el Metro… los detienen a ellos

Los profesores de la UNAM Gerardo Martín Silva Rosas y María Elisa Silvia Gómez fueron testigos del robo de un celular en la estación Pino Suárez del Sistema de Transporte Colectivo Metro, por lo que denunciaron. Aunque esta historia pudo tener un final feliz con el freno a un robo… en realida, ambos fueron detenidos porque… pues porque sí. (Vía: SinEmbargo)

Lo que relató Silva rosas para Aristegui Noticias, es que al darse cuenta del robo, se acercó al ladrón para encararlo, pero en ese momento un policía se acercó y recibió el celular hurtado en la mano, para después proceder contra él. Fueron dos personas, más el policía, quienes empezaron a culparlo a él del robo, antes de que los usuarios del mismo Metro salieran en defensa de él. (Vía: Aristegui Noticias)

El policía intentó registrarlo, pero se negó y fue llevado al suelo, donde el mismo elemento lo pateó, según su testimonio. Después de indicar que tanto él como María son profesores de la Universidad, se les dejó ir, no sin antes decirles que dejaran de “estar chingando”. Al pasar esto, buscó quitarle su teléfono celular a Leilani Gabriela Ibarra que grabó los hechos. María la abrazó antes de que pudieran proceder contra ella, por lo que los tres fueron detenidos.

Los llevaron al Ministerio Público Numéro 8 de la Delegación Cuauhtémoc, donde permanecieron hasta la madrugada del día siguiente, acusados de robo cuando fueron ellos quienes buscaron parar uno de estos. Aunque los procesos en ese sitio son muy expeditos (por alguna extraña cof cof corrupción cof cof razón que no entendemos), ellos permanecieron sin investigación hasta la tres de la mañana.

Se puede hablar de muchas cosas alrededor del metro, pero la realidad es que la inseguridad que se vive en las entrañas del Sistema de Transporte Colectivo más importante del país y de América Latina es grande y alarmante. No sólo se tiene que atender el sistema de robos, sino también saber si existe una complicidad entre la seguridad y los ladrones; así mismo, los vagoneros siguen existiendo como comercio ilegal… a pesar de las intenciones por desaparecerlos.

Foto: Letra Roja

¿Hay que sumar más? Acoso, violencia, mal servicios y, ahora, ser culpado por querer impedir un delito.