Los ingresos de Zavala y la objetividad de la información

Zavala

Cuando se trata de analizar lo social, es muy sencillo colapsar ante creencias, juicios axiológicos e ideológicos del mundo, ya que si bien no existen observaciones neutras, o dicho de otra forma, neutralidad valorativa, de ahí no se desprende que no exista la objetividad. Tanto Max Weber, como Alfred Schütz, en mucho mayor medida, se dieron cuenta de que hay interpretaciones y explicaciones del mundo que provienen de la subjetividad de los sujetos, pero esa subjetividad está anclada a construcciones sociales intersubjetivas del mundo de la vida o la cultura, es decir, que el conocimiento no tiene un origen individual, sino social, dicho conocimiento es lo que llaman sentido común.

Pero las explicaciones informadas o especializadas aunque provienen de ese mundo, de cierta forma se desprenden de él mediante la generación de observaciones de segundo orden, que no son otra cosa que el distanciamiento de la observación frente a las valoraciones del mundo provenientes del conocimiento de sentido común. De tal forma, aquí veremos un ejemplo sobre la construcción de observaciones sesgadas resultantes del poco control metodológico de los juicios de valor, es decir veremos un texto donde no se hacen explícitos dichos presupuestos y posicionamientos, no sabemos si es de forma intencional o no, pero lo que si sabemos es que el resultado es una nota periodística concentrada en el “deber ser” que busca establecer una crítica social a partir de argumentos endebles.

Aquí no buscamos defender al matrimonio Calderón-Zavala, simplemente tenemos la intensión de mostrar como un texto con coherencia interna puede resultar falseable a través de un análisis conceptual y argumentativo muy básico. Asimismo se busca poner en evidencia que si bien el “deber ser” es importante para observar lo social, el análisis no puede quedarse atrapado en ese mundo, este tiene invariablemente que llevarnos a un análisis del “ser”. Dicho todo esto analicemos el artículo llamado “Los Calderón triplicaron en 3 años sus ingresos… y además, el Estado les paga pensión vitalicia” publicado en Sin Embargo.

Como punto de partida podemos decir que el presupuesto básico del medio digital Sin Embargo, es que los ex funcionarios o posibles aspirantes a ser candidatos a algún cargo público de elección popular deben vivir  con un “voto de pobreza” como el de las Carmelitas descalzas o la orden de los Franciscanos. Resulta sospechoso por una parte, que dicho medio se escandalice por los ingresos de funcionarios como Enrique Ochoa o en este caso la familia Calderón, pero, por otra parte haga caso omiso o guarde silencio ante farsas como la declaración patrimonial de AMLO, la cual resulta inverosímil.

Todo esto viene a colación debido a que el pasado 20 de diciembre publicaron una nota señalando que la familia Calderón ha triplicado sus ingresos de 2012 a la fecha. En dicho artículo no hay prueba alguna de que dichos ingresos sean de procedencia ilícita, es más, ellos mismos aceptan que no son producto de actividades de ese tipo; de ahí que recurran a una crítica desde principios éticos, para de ahí formular críticas sobre lo que ellos consideran que es el “deber ser” de un político ideal.

Si bien el tema de las pensiones y del uso del hospital militar es un tema discutible (el cual es un tema en el que no ahondan en lo más mínimo), ya que resulta verosímil pensar si en efecto resulta prescindible e indispensable otorgar pensiones vitalicias a ex funcionarios como magistrados de la Suprema Corte o ex presidentes de la república, es distinto a afirmar o sugerir que dichos funcionarios no tengan ingresos por su trabajo, o peor aún que califiquen a cuánto deben ascender sus ingresos para ser, según ellos, éticamente correctos, a pesar de que estos no provengan de actividades delictivas. Dicho análisis tiene más bien un carácter de crítica propagandística o meramente ideológica que busca descontextualizar  hechos buscando generar discusiones bizantinas y chabacanas que no tienen mucha sustancia, pero sí tienen posiblemente objetivos político-electorales.

Pongamos algunos ejemplos, en realidad el texto está sustentado por los argumentos formulados por Ernesto Villanueva e Hilda Nucci, quienes son especialistas en el campo de la transparencia, ahí señalan que:

“Los investigadores en el ámbito de la transparencia Ernesto Villanueva e Hilda Nucci, califican este beneficio como ilegal en el libro Beneficios expresidenciales, un estudio que calculó las pensiones de quienes hoy perciben esa prestación. En entrevista, Villanueva dijo que por ética, los ex Presidentes deberían renunciar a ese dinero. Además, el especialista del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) agregó que Felipe Calderón presentó el último día de su mandato una reforma para que él y su familia pudieran ingresar al hospital militar, lo que demuestra  falta de ética.”

En primer lugar no sustentan el argumento de por qué, según el texto citado, o según su propio criterio, las pensiones a ex presidentes son un acto ilegal, solo presentan la acusación pero no ahondan en una justificación jurídica, posteriormente señalan, citando a Villanueva, que los ex presidentes “deberían” de renunciar a esa prestación, eso es “deber ser” y desde ahí tampoco se justifica la ilegalidad, es más bien una percepción de tipo axiológico. Posteriormente señalan que Calderón presentó una reforma al final de su mandato para que él y su familia pudieran ingresar al hospital militar, lo cual califica también de una falta ética, de nuevo, esa falta no es jurídica ya que dicha reforma fue aprobada por el Congreso, es decir, todo el argumento es un juicio de valor que solo enuncia problemas sin profundizar en ellos, se limita a explicarlos a través de consignas.

Posteriormente apuntan:

“En su declaración de intereses, Margarita Zavala incluye seis patrocinios, cortesías y donativos, dos para ella y cuatro para su esposo. Este apartado se refiere a los “apoyos financieros o en especie entregados por un tercero al declarante o a su cónyuge” en los últimos 12 meses.

Margarita Zavala “debería ser más cuidadosa y no aceptar ese tipo de donativos para evitar que exista una percepción de conflicto de interés”, dice Ernesto Villanueva, “no es ilegal, pero en cuanto a ética, que se supone que en ese partido es muy importante, y que ella presenta como el valor que la distingue de otros candidatos, no hay una congruencia entre lo que dice y lo que hace”, explica el académico.”

De nuevo un análisis del “deber ser” construido desde juicios valorativos que buscan hacer pasar valoraciones axiológicas del mundo como afirmaciones con cierto grado de objetividad y crítica. Ahora, hasta el momento no puede existir conflicto de interés entre haber hecho pública su intención para competir por la presidencia llegado el momento, hasta el momento se encuentra fuera de todo proceso, por lo que está en su derecho a tener actividades laborales con empresas, fundaciones y el partido en el que abiertamente milita, el conflicto de interés surge cuando se ocupa un cargo público y este es utilizado para sacar ventaja, pensemos en López Obrador y el uso personal y proselitista de recursos destinados a su partido político, Morena, para posicionar su imagen rumbo a 2018, lo mismo en el caso de Ricardo Anaya, Rafael Moreno Valle y Miguel Ángel Osorio Chong.

Más adelante hablan de otro conflicto de interés debido a la colaboración de Zavala en el diario El Universal”:

“Sobre sus colaboraciones en El Universal y la retribución que recibe por las mismas, Ernesto Villanueva afirma que “el que ella esté en un medio de comunicación representa un conflicto potencial de interés. Si llega a ser candidata lo ideal sería que tuviera un tratamiento imparcial, por lo menos públicamente; debería abstenerse de tener una relación económica con el medio”.”

Sin duda este es un ejemplo de cómo es posible descontextualizar verdades, hay una crítica hecha a la ligera, ya que primero, Villanueva señala que conflicto de interés es potencial, es decir, hasta el momento no existe, pero, después señala que debería abstenerse de tener una relación con el medio de comunicación. Dicha crítica solo cobraría sentido en un futuro, en el caso de que en campaña, Zavala utilice su columna con fines proselitistas, pero actualmente ese no es el caso, ya que ella en este momento es una particular que tiene tratos laborales con otros particulares, no hay nada raro e ilícito en eso.

Posteriormente señalan respecto a su declaración patrimonial que:

“Ahora, cuando Margarita Zavala busca contender por la Presidencia de México, los detalles sobre su vida empiezan a ser públicos. Primero, el 14 de junio de 2015 la panista publicó un video en su cuenta de YouTube para dar a conocer que buscaría la Presidencia de la República “en los tiempos que señala la ley electoral”. A partir de ese momento se convirtió en una persona de interés público, figura contemplada en la iniciativa ciudadana para la declaración patrimonial, fiscal y de intereses.”

En efecto, al hacer públicas sus intensiones por contender a la presidencia, Zavala queda contemplada para hacer declaraciones patrimoniales, pero hay que recordar, que lo hace como una particular con aspiraciones futuras a aspirar a la candidatura por un cargo popular. Esto quiere decir que como cualquier ciudadano, puede hacer públicas sus intensiones de competir por un cargo, nada tiene que ver con cuál sea la popularidad que tenga en la opinión pública, el conflicto de interés surgiría en la campaña o si ocupara algún cargo público o partidista.

Más adelante, surge la conspiración, señalan citando palabras de Villanueva lo siguiente:

“No obstante, fue durante el periodo vacacional de invierno de 2016 cuando Margarita Zavala presentó su “3de3”. “Si esto hubiera sido hace dos semanas, habría mayor movimiento en la opinión pública, pero ahora la sociedad está pensando en otra cosa. Margarita Zavala cumplió, pero va a pasar desapercibido, las reacciones van a ser menores”, dice Ernesto Villanueva Villanueva.”

Aquí utilizan el argumento típico de las teorías de la conspiración de los supuestos críticos sociales, ahí señalan que Zavala publicó su declaración patrimonial porque la sociedad en estas fechas está pensando en otra cosa. Ahora resulta que estos analistas saben lo que piensa la sociedad en su conjunto, y, claro, en lo que piensa la totalidad social es en la navidad y el año nuevo, así de simple, sí, una afirmación que carece del mínimo sentido común sociológico.

A lo que queremos llegar con esto, por supuesto que no es a una apología y una defensa a ultranza de Zavala y Calderón, por supuesto que existen elementos para criticarlos, lo único que queremos mostrar es que no toda la crítica tiene la misma validez. En este caso vemos que la nota se sostiene en argumentos sacados de contexto, acompañados de críticas simples formuladas desde el conocimiento de sentido común que no tiene un mínimo grado de especialización en ciencias sociales, para decirlo de otra forma, no logran generar observaciones de segundo orden. En ese sentido, el artículo parece ser que disfraza intereses políticos y propagandísticos a través de la presentación de cierto tipo de información, que si se lee con detenimiento resulta en un compendio de juicios de valor y de juicios ideológicos que producen información sesgada.