Los cabos sueltos del caso Alan Pulido

Ya conocemos la versión oficial y deja más dudas que respuestas

El secuestro y rescate del futbolista Alan Pulido ha desatado controversia y serias dudas conforme se libera mayor información al respecto. La columna del periodista Héctor De Mauleón en El Universal nos ofrece material para interpretar lo sucedido.

El periodista relata cómo el futbolista, tras cenar con su familia en su natal Ciudad Victoria, se reúne con su novia y algunos amigos en el Parque Recreativo Los Troncones. Al salir de la reunión, es abordado a la media noche por seis encapuchados que viajaban en dos vehículos. Los agresores toman el BMW del jugador y liberan a su novia metros más adelante.

De Mauleón también narra cómo el jugador se desató, sometió a uno de sus captores usando su propia arma. En ese momento, el segundo de sus captores decidió huir pues se encontraba desarmado. Posteriormente, tras un fallido escape por la ventana, Pulido forzó al captor a que revelara su ubicación para marcar al 066.

Cuatro minutos después, las fuerzas policíacas arribaron al lugar, igualmente sorprendidas por la espectacular escena. Incluso, llamaron a emergencias tras observar el maltrecho rostro del captor sometido. Dicen, para entonces, el futbolista ya estaba agotado y desconcertado.

Ahora sabemos que los autores del crimen son una célula de los Zetas conocida como el Cartel del Noreste, dirigido por Francisco Treviño. Incluso, el barrio donde se localizaba el jugador es una conocida zona de operaciones delictivas utilizada por éste cartel.

Resulta un tanto difícil de asimilar dicha historia, la cual es la versión oficial de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas.

Pese a que este futbolista ha demostrado un carácter peculiar como futbolista profesional, pues se fue de México peleado con el club Tigres y es de los pocos jugadores que no se dejó aprisionar por las normas de la Liga MX para emigrar a Europa, ¿será verdad que es capaz de someter a peligrosos y armados miembros de una banda delictiva a puño limpio?

El sólo hecho de lograr desatarse ya suena bastante épico. También es de llamar la atención que los secuestradores liberaran sin mayor problema a su novia, la modelo Ileana Salas.

En cuanto se tuvo noticia del secuestro, desde instancias Federales se ordenó una presión operativa para localizar al jugador sin que su familia pagase los 6 millones de pesos de rescate. Ni la policía local, la Sedena y la Policía Federal movilizadas pudieron liberarlo. Resulta increíble que el jugador resultara más eficiente.

Lo anterior da muestra de las prioridades del estado de Tamaulipas como del Estado Federal cuando se trata de una figura popular. ¿Por qué no vemos una movilización y estado de emergencia ante otros secuestros y desapariciones forzadas? ¿Por qué no vimos tal seriedad cuando se alertó de los 43 de Ayotzinapa?

Es complicado especular sobre una racionalidad electorera detrás de todo esto (sería un montaje demasiado espectacular y con poca seguridad de ser redituable). Por lo menos es un síntoma del estilo de gobernar nuestro país.

Por cierto, Alan ya regresó a Europa. Que poco le duraron sus vacaciones.

Aquí pueden consultar la columna De Mauleón.