López Obrador habla tras anuncio de conteo rápido

Los avances del PREP y las Encuestas de Salida le dan la victoria (esta tercera vez) a Andrés Manuel López Obrador. Tras anuncio de conteo rápido, dio su discurso de victoria desde un hotel frente la Alameda Central.

“Agradezco las muestras de solidaridad que he recibido (…) Hemos contestado las primeras llamadas de felicitación de líderes de otros países, a todos nuestro sincero agradecimiento y respeto. Debo reconocer el comportamiento respetuoso de Enrique Peña Nieto en este proceso electoral, muy diferente porque, me consta, al trato que nos dieron los pasados titulares del poder ejecutivo”.

López Obrador siguió la jornada electoral desde la sede de Morena en la colonia Roma. Sin embargo, desde la mañana se había anunciado que el partido había rentado un piso completo del hotel Hilton Alameda, justo frente la Alameda Central (claro).

“Los medios de información no fueron como, en otras ocasiones, correas de información para la guerra sucia. Toda mi gratitud a las benditas redes sociales. Reitero el compromiso de no traicionar la confianza que han depositado en mí. No les fallaré. No voy a decepcionarles. No voy a traicionar al pueblo”.

Luego de que Lorenzo Córdova diera el anuncio del cierre de casillas y el inicio del conteo del PREP, AMLO sólo esperó un poco para dirigirse al hotel.

En un Hilton rodeado por simpatizantes y muy cerca de un Zócalo que empieza a llenarse de gente que va a celebrar la victoria de López Obrador, al candidato le costó trabajo entrar al Hilton.

Justo antes de hablar, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, dio un breve pero predecible discurso de aceptación de la victoria del candidato de Morena: unidad, pluralismo, futuro, progreso, lo de siempre.

“Los contratos del sector energético suscritos con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción o ilegalidad (…) Siempre nos conduciremos por la vía legal.”

Frente a un auditorio repleto y resonante, y con el ruido del Zócalo cerca, López Obrador hizo esperar a los asistentes y la prensa, algunos esperaban que hablaría hasta que Lorenzo Córdova dé el resultado oficial del PREP.

“No habrá necesidad de aumentar impuestos ni de endeudar al país, no habrá gasolinazos. El propósito es fortalecer el mercado interno, que el mexicano pueda trabajar y ser feliz donde nació, donde están sus familiares, sus costumbres. Quien emigre que lo haga por gusto y no por necesidad. El Estado dejará de ser un comité al servicio de una minoría y representará a todos los mexicanos”.

Una constante en estas elecciones fueron las menciones a la “división”, muchas veces promovida por los mismos que se quejaban de ella. Sin embargo, pronto todos los sectores involucrados en las elecciones, fueron aceptando la victoria de López Obrador. Así lo abordó en su discurso:

“Cambiará la estrategia fallida de combate a la violencia (…) Estoy convencido de que la forma más eficaz y más humana de enfrentarlos exige un combate a la desigualdad y la pobreza. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia (…) Me reuniré todos los días, una vez que asuma el cargo del presidente, desde muy temprano, desde las seis de la mañana, con miembros del gabinete de seguridad pública. Seremos amigos de todos los pueblos y de todos los gobiernos del mundo. (…) Como decía el presidente Juárez, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”.