La corrupción en el mercado inmobiliario de CDMX: constructoras ‘pirata’ y DRO ‘patito’

Literalmente el sismo del pasado 19 de septiembre destapó la cloaca del mercado inmobiliario en CDMX, el cual operó a partir de una red de corrupción que involucra a distintas autoridades, las cuales permitieron que estas empresas operaran de forma completamente desregulada.

Esta desregulación resultó en un sinnúmero de obras que no cumplían ni siquiera con los requerimientos mínimos de construcción establecidos por la ley. En ese sentido, se construyeron inmuebles mal cimentados y con materiales de mala calidad, que al final no resistieron los sismos que tuvimos el mes de septiembre y acabaron muy dañados o en el peor de los casos, colapsados.

Pues tuvo que pasar una tragedia para que la burbuja inmobiliaria se reventara y el gobierno de la ciudad tomara cartas en el asunto. Pues es hasta ahora cuando se abrieron investigaciones contra inmobiliarias y contra directores de obra de distintas delegaciones de la ciudad.

Lo que han arrojado las investigaciones es que durante el “boom” inmobiliario en la ciudad surgieron constructoras pirata cuyos proyectos eran aprobados por Directores Responsables de Obra ‘patito’ que trabajaban en las delegaciones, pero que no tenían ningún tipo de certificación para operar.

Un ejemplo de este tipo de constructoras es Dijon GP, la cual construyó el edificio colapsado en Bretaña 90, colonia Zacahuitzco en la delegación Benito Juárez y, a cuyos dueños la procuraduría capitalina ya se les giró una orden de aprehensión por el delito de homicidio culposo. Lo que determinaron las investigaciones en ese inmueble es que la constructora compró una casa de dos niveles y utilizando los mismos cimientos levantó un edificio de cuatro niveles con materiales de mala calidad; de hecho, los peritajes en el edificio colapsado arrojaron que los cimientos eran de mampostería. (Vía: El Universal)

Obras como esta fueron posibles gracias a los Directores Responsables de Obra (DRO) “patito”; una investigación del Sociedad Mexicana de Ingenieros (SMI) determinó que en 5 de las 16 delegaciones de la ciudad, operan DRO cuya escolaridad es de bachillerato, por tanto, no tienen los conocimientos básicos en desarrollo urbano y obras públicas. Específicamente, tenemos que el 50% de los 16 DRO no cumplen con el perfil requerido.

La investigación reveló hay una correlación entre la presencia de los DRO no certificados y las zonas afectadas de la ciudad, ya que el 82% de los 38 edificios dañados por el sismo se encuentran en las demarcaciones en donde operan los DRO sin credenciales. Al respecto, el director de la Sociedad Mexicana de Ingenieros, César Theurel Cotero, señaló:

“Es más peligroso vivir en una delegación donde los funcionarios públicos, los Directores Responsables de Obra (DRO) son incapaces o negligentes, que vivir cerca de las fallas geológicas. Si tú vives en una delegación donde el DRO no cuenta con estudios, el riesgo es mayor, dos veces y media mayor. Ahí fue donde se cayeron la gran mayoría de los edificios”

En ese sentido, la SMI propone que se eleve a rango de ley en CDMX la obligatoriedad de que los DRO sean arquitectos o ingenieros, ya que esas disciplinas son las más indicadas para ese cargo. Tenemos que las delegaciones en donde hay DRO con bachillerato son:Venustiano Carranza, Cuauhtémoc, Iztacalco, Iztapalapa y Contreras; mientras que en Benito Juárez hay un economista y en Cuajimalpa y Xochimilco tienen abogados. (Vía: Reforma)