¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Entonces, ¿Kumamoto está en contra o a favor del aborto?

Hasta hace muy, muy poco, Pedro Kumamoto se perfilaba como una de las opciones más fuertes entre los candidatos al Senado por Jalisco. Sus detractores y enemigos políticos lo saben e iniciaron rumores, materializados en cadenas de Whatsapp, su supuesta promoción del aborto entre niñas y adolescentes.

Kumamoto grabó un video para responder a la ‘guerra sucia’ en su contra:

Sin embargo, una de sus declaraciones deja ver que, en cuanto a derechos humanos de las mujeres, y más específicamente el derecho a decidir, Kumamoto ha preferido deslindarse del tema y decir: “Yo no promuevo el aborto”.

El candidato al Senado afirmó que otros partidos políticos estaban usando dinero público para financiar la difusión de noticias falsas sobre sus propuestas:

“Los partidos están intentando manipularte con mentiras utilizando tu propio dinero. Yo no promuevo el aborto. El aborto por violación es legal en nuestro país desde hace mucho tiempo. Incluso antes de que yo hiciera política”.

Para Kumamoto, decir que no es un promotor del aborto es hacer un guiño a los votantes más conservadores. Decirse de izquierda, pero sin cerrar la puerta a los grupos que aún creen que el aborto debería permanecer en la ilegalidad.

Y no solo es la negación de dicha ‘promoción’ del aborto, sino la afirmación que le sigue: “El aborto por violación es legal en nuestro país desde hace mucho tiempo”. Como si no hubiera nada más que legislar y la violencia sexual fuera la única razón válida para interrumpir el embarazo.

Es cierto que el aborto es legal en caso de violación. Sin embargo, son pocos los estados donde las mujeres pueden acceder a la interrupción del embarazo en esos casos: que sea legal no significa que esté garantizado.

Y, mientras la postura de Kumamoto respecto al aborto es convenientemente ambigua, no es así con la adopción como una opción “para salvar una vida”, lo cual deja claro con la respuesta a esta pregunta en Facebook:

En un estado conservador y donde el aborto aún está tipificado como un delito, como lo es Jalisco, no sorprende que Kumamoto no pretenda abogar por la legalización del aborto.

Sin embargo, sus palabras al respecto dejan clara su estrategia política: aprovecharse de la ambigüedad de las leyes que rodean al aborto en México y en su estado para apelar al voto de quienes aún están en contra, pero sin perder a sus votantes de izquierda.