Lluvias empeoran situación en el Istmo; denuncian decomiso de víveres

¿De qué manera administrar nuestra fuerza y solidaridad? Había pasado poco más de una semana del sismo del 7 de septiembre y seguíamos organizando víveres para enviarlos a la región del Istmo de Tehuantepec, una de las zonas más afectadas, cuando la Ciudad de México, Morelos y Puebla fueron sorprendidos por el sismo del 19 de septiembre.

En estos momentos la situación del Istmo se agrava, las personas perdieron sus hogares, tienen que pasar la noche en la calle y las lluvias causan más estragos y desesperación, se ha estimado que los daños en Oaxaca tendrán un costo cercano a los 16 millones y Sedatu informó que hubo 33 mil viviendas con pérdida total en Oaxaca.

Renán Martínez Casas, director de la asociación civil Signos y Sentido expresó en Aristegui Noticias el panorama por el que atraviesa Juchitán. En primer lugar mencionó los robos de víveres a brigadas, “aunque algunos le llaman decomiso”. Comentó que es el ejército el que retiene e intenta decomisar el acopio ante lo cual la policía preventiva es quien defiende a los brigadistas. 

Martínez Casas recomendó a quienes lleven ayuda a la región del Istmo que es necesario establecer puentes directos entre las personas que organizan y los afectados, pues entrar a las colonias puede ser imposible por los retenes de los militares. (Vía: Aristegui Noticias)

Por otro lado, Gloria Sánchez López, presidenta municipal de Juchitán, explicó que el temor se ha intensificado ya que la réplicas en la zona no dejan de sentirse, por esta razón cientos de personas duermen en las calles. 

Esta situación se agrava pues entre las lluvias de la tarde y madrugada y el insoportable calor del medio día, es muy difícil aguantar las condiciones.

La presidenta lo único que pide son lonas, “como unas 20 mil lonas, para poder protegerse del sol y del agua”. También en entrevista con Carmen Aristegui explica que la ayuda sea entregada de manera directa.

Relata que impera la desesperación de la gente y que además de las réplicas el mayor temor son las lluvias pues es un clima idóneo para la proliferación de enfermedades, por lo que también son necesarios antibióticos.

El testimonio de una mujer del Istmo relata que en los primeros días recibían comida, pero expresa que desde que llegó la Marina la coordinación para la entrega de víveres es insuficiente, “El gobierno estatal manda bastante, pero esta gente es la que no. Les está doliendo dar, pues”. (Vía: Huffington Post)

En la comunidad de El Espinal se vive algo similar que en la ciudad de Juchitán, la familias viven en las calles.

“Todas tenemos miedo, andamos con la psicosis y no nos han venido a ayudar para nada (…) Nos enteramos que ha dicho que no nos ayudará porque nosotros no estamos dentro de la zona de desastre, pero eso no es justo porque él es nuestra autoridad. Está esperando a que haya un muerto para hacernos caso. Eso no debe ser”, afirma. (Vía: NVINoticias)

En El Espinal son al rededor de 270 viviendas colapsadas y hay más de 800 casas que sufrieron daños estructurales.

 

Centros de acopio para ayudar a Oaxaca

Este centro de acopio estará abierto hasta el día de mañana.