¿Woody Allen abusó de su hija? Carta revive caso

Imagen: Especial

En 2014, Dylan Farrow, hija adoptiva de Mia Farrow y Woody Allen, escribió una carta en la que acusó a este último de abusar sexualmente de ella en agosto de 1992, cuando tenía siete años. Fue durante los Golden Globes de hace cuatro años cuando Woody Allen recibió el reconocimiento al mérito Cecil B. DeMille.

El 24 de mayo de este año, el hermano de Dylan e hijo adoptivo de Farrow y Allen, Moses Farrow, escribió una carta para desmentir las acusaciones de su hermana y hablar de los abusos de su madre, carta que pueden leer aquí en español.

Woody Allen y Mia Farrow en los 80, con sus hijos Ronan, Dylan, Moses y Soon-Yi. Foto: The New York Times

El presunto abuso sexual de Woody Allen hacia Dylan Farrow se abordó en la corte en 1992, donde el departamento de servicios sociales de Nueva York concluyó que no había evidencia tangible y las acusaciones de Dylan Farrow eran vagas e inconsistentes. Sin embargo, la corte determinó que la conducta de Allen hacia su hija adoptiva era inapropiada, se le negó la custodia de Dylan, Ronan y Moses, y solo se le permitió verla bajo estricta supervisión. (Vía: The Guardian)

Moses Farrow defendió a Allen, de entonces 56 años, describiéndolo como un buen padre, y explicando que las acusaciones en su contra iniciaron cuando Mia Farrow descubrió que tenía una relación sexual con la hija de ella, Soon-Yi, quien tenía entre 19 y 20 años. Farrow encontró fotografías de su hija adoptiva, completamente desnuda, en el departamento de Allen.

Moses narra el abuso vivido por parte de su madre, a quien acusa de haberlo maltratado psicológica y físicamente a él y a sus hermanos, además de negar rotundamente el presunto abuso sexual de Woody Allen a su hermana. Incluso añade que los maltratos de su madre y la terrible relación de su familia habrían influido en la muerte de dos hermanas suyas, una por suicidio y otra en condiciones de indigencia.

En pocas palabras, no era un hogar feliz ni sano. Lo que nos devuelve al 4 de agosto de 1992. En Twitter hay desconocidos que me preguntan: ‘No estabas ahí para ver el abuso, ¿cómo sabes que no sucedió?’. Pero, ¿cómo podría nadie ver un abuso si no ocurrió nunca?“.

Y añade:

“Mi padre sigue enfrentándose una y otra vez a oleadas de ataques constantes e injustos de mi madre y sus suplentes, que cuestionan por qué se le ha perdonado todo estos años. Pero a Woody no se le ha perdonado todo. Más bien lo contrario”.

La respuesta

Dylan Farrow respondió a la carta de su hermano Moses en un tuit:

“Como dije cuando hice estos señalamientos, esto es un intento de distraer de una acusación creíble hecha por una mujer adulta, tratando de culpar a mi madre, quien solo nos ha apoyado a mí y a mis hermanos.
Es fácil de desmentir, contradice años de declaraciones hechas por él mismo, es sumamente doloroso para mí personalmente y es parte de un esfuerzo mayor por desacreditar y distraer de mi abuso. Mi hermano es una persona perturbada. Siento mucho que esté haciendo esto.”

Por su parte, el periodista Ronan Farrow, hermano de ambos, también respondió en Twitter:

“No vale la pena decir mucho para dignificar la campaña de desacreditación de mi hermana, casi siempre atacando a mi madre.
Esto pasa cada vez que Dylan habla, así que esto es lo que tengo que ofrecer: mi madre hizo un trabajo extraordinario al criarnos y ninguno de mis hermanos con los que he hablado vio algo más que amor y cuidado de una madre soltera que pasó por un infierno para mantener a sus hijos a salvo.
Nuestro hermano Moses dijo lo mismo en declaraciones hace años. Después de un escrutinio implacable de sus capacidades como madre, y esfuerzos por desacreditarla, se le dio la custodia para protegernos de Woody Allen. Todos crecimos con ofertas suyas de hablar en contra de mi madre a cambio de apoyo. (Hizo que el pago de mi educación universitaria dependiera en ponerme en contra de ella y mentir. Yo lo rechacé.)
La acusación de mi hermana está respaldada por evidencia creíble, incluyendo evidencia física y testigos del abuso. Dudé en hablar de esto solo porque no quise atraer más atención a una campaña que ha corrido desde que el pediatra de Dylan llamó a la policía hace 30 años. Le creo a mi hermana”.