Vuelta de tuerca: el juicio contra Rousseff continúa

El jefe interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhão, dio marcha atrás en su decisión de invalidar la votación de la sesión del 17 de abril, en la cual se aprobó el proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff.

Waldir Maranhão, presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil.

 

Con este anuncio, la situación en Brasil da una nueva voltereta: finalmente, el día de mañana sí se votará si la presidenta es separada durante, al menos, 6 meses de su cargo para ser investigada por “crímenes de responsabilidad”, y no por el escándalo de sobornos de Petrobras, otro tema importante en la agenda brasileña pero que no forma parte de las acusaciones hacia la presidenta. La acusación central tiene que ver, más bien, con que supuestamente violó normas fiscales para maquillar el déficit en el presupuesto.

La decisión de Waldir Maranhão ha causado revuelo hoy en Brasil.

Si mañana en las votaciones se decide la suspensión de Rousseff, el vicepresidente, Michel Temer, asumiría el gobierno de forma interina. Si, tras la investigación, la presidenta llegase a ser suspendida de forma definitiva, Temer gobernaría hasta 2018, año de nuevas elecciones presidenciales.

La tensión en Brasil está al tope y la sociedad dividida entre los que apoyan el juicio político y prácticamente exigen la destitución de la mandataria y los que opinan que se está cometiendo una gran injusticia y que el juicio forma parte de una estrategia para destituirla para arrebatarle las riendas del país.

El día de hoy Brasil ha amanecido lleno de bloqueos y manifestaciones en contra del juicio político y a favor de la presidenta (vía: Reuters).

Disturbios en Brasil por el juicio político a la presidenta.