Venezuela, ¿a punto del colapso?

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, decretó a este país en estado de excepción y emergencia económica, por 60 días.
venezuela

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, decretó a este país en estado de excepción y emergencia económica, por 60 días. Esto por dos razones: por la crisis económica que padece el país, que ha alcanzado niveles que rayan en lo insostenible; y como estrategia política, para frenar las amenazas a las que se enfrenta el gobierno.

Maduro declaró en este sentido que el país se encuentra próximo a un golpe de Estado. Y denunció la incursión de un avión militar de origen estadounidense (un Boeing 700 E-3 Sentry) en territorio venezolano, el cual realizó labores de espionaje el 11 y 13 de mayo.

Bajo este contexto, según palabras del mandatario, el estado de excepción le permitirá neutralizar y derrotar la agresión externa. Con esto, el gobierno podrá dictar medidas extraordinarias encaminadas a preservar el orden público; podrá disponer de las fuerzas armadas y los órganos de seguridad ciudadana. Todo esto, para garantizar el sostenimiento y la seguridad nacional, según lo dicho oficialmente. Como sea, aumentadas las facultades, siguen sin quedar claros cuáles serán los cambios gubernamentales.

De todos modos, aun cuando el anuncio ya se publicó en la Gaceta Oficial, todavía necesita ser aprobado por la Asamblea Nacional.

Mientras tanto, las reacciones de la oposición no se han hecho esperar: al mismo tiempo que se llamó a desconocer el estado de excepción, ya se prepara un referendo revocatorio en contra de Maduro.

Por otro lado, los expresidentes de España, José Luis Rodríguez Zapatero; de República Dominicana, Leonel Fernández, y el de Panamá, Martín Torrijos, viajaron a este país con la intención de lograr un diálogo entre las fuerzas políticas. O eso dicen…

Más allá de las amenazas denunciadas por Maduro, lo cierto es que Venezuela se enfrenta a una severa crisis económica que pronto podría desencadenar un estallido social. Las versiones son múltiples y la situación sumamente compleja y precaria.