Ultraderecha gana terreno en elecciones alemanas

Como si el atroz pasado del nazismo no fuera suficiente advertencia, la ultraderecha alemana está ganando terreno de forma alarmante.

En estas elecciones, donde Angela Merkel ganó con holgura las elecciones para su cuarto mandato consecutivo, el protagonista inesperado fue el partido AfD (Alternativa por Alemania), quien se levó el 12% de los votos.

La organización de extrema derecha empezó siendo un partido en contra del euro, en lo particular, y en contra de la integración europea en lo general. Sin embargo, al paso de las elecciones fue ampliando y radicalizando sus posturas y demandas hasta volverse la plataforma de extrema derecha donde ha ido a parar el voto de los negacionistas y neonazis.

De forma provisional, AfD ha conseguido 94 escaños en el parlamento alemán, lo que lo posiciona como la tercera fuerza política del país. (Vía: El País)

Aunque Merkel no se muestra severamente preocupada y afirma que hay que reconvencer a los votantes que esta vez optaron por una opción radical, muchos temen que gane aún más poder el partido cuyo líder, Alexander Gauland, recuerda mucho a Trump con delcaraciones del tipo: “Vamos a recuperar nuestro país y nuestro pueblo”.

Mientras los países donde ha ganado terreno el radicalismo de derecha han sido severamente golpeados por las crisis económicas y sociales, Alemania es una democracia estable y una economía sólida.

Por lo pronto, los escándalos de AfD han puesto los pelos de punta de más de uno: famosos por pedir la destitución de una funcionaria de Estado de origen turco, acarrearon críticas y simpatizantes al “honrar” a los soldados alemanas durante la Segunda Guerra Mundial.  (Vía: El País)

Lo cierto es que desde la Segunda Guerra Mundial ninguna organización de extrema derecha había amasado tanto poder en Alemania como AfD. ¿Será que los alemanes están olvidando lo que pasa cuando pones a la extrema derecha en el poder? ¿Estarán olvidando los peligros cumplidos del nazismo?