Uhhh, los alemanes… Merkel rechaza negociaciones extraoficiales

Angela Merkel rechaza comenzar las negociaciones con el Reino Unido hasta que oficialice su salida de la Unión Europea.

Casi imitando un viejo diálogo de Los Simpsons –”Cuídense, los alemanes no olvidamos nunca”–, Angela Merkel, la canciller alemana, rechazó la posibilidad de comenzar las negociaciones con Reino Unido hasta que oficialice su salida de la Unión Europea.

Los principales líderes europeos, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el presidente francés, François Hollande, se han reunido en Berlín, para respaldar a Merkel. La intención es presentar un frente unido, antes de la realización de la cumbre en la que se analizará la situación de la Unión Europea. En conferencia de prensa señalaron que “no cuestionaban el resultado del referéndum”, pero Londres “debe comunicar lo más rápido posible” al Consejo Europeo su decisión de abandonar la UE.

Advirtieron que su deber es respetar su decisión, pero la incertidumbre puede provocar comportamientos políticos y financieros irracionales. Por ello, insisten en que las reglas deben ser claras y que no debe haber vacíos legales. Mientras el Reino Unido no presente su decisión por las vías adecuadas, seguirá siendo miembro de la Unión Europea y, por lo tanto, aún conservará sus obligaciones jurídicas, con los derechos y obligaciones que ello implica.

Merkel recalcó que las reglas son muy claras. Cualquier país que quiera retirarse de la Unión Europea, según lo dispuesto en el artículo 50 del Tratado de Lisboa, debe notificarlo formalmente al Consejo Europeo. Cuando un miembro presenta esta solicitud, las negociaciones sobre su nuevo status se llevarán a cabo en un plazo máximo de dos años.

Pero, aun cuando la mayoría de los británicos ha votado a favor del Brexit, las negociaciones con el Reino Unido no iniciarán, a menos que se siga el protocolo adecuado. David Cameron, primer ministro inglés, ha dejado claro que, a corto plazo, no piensa iniciar con el proceso. Tras el triunfo del Brexit, Cameron presentó su renuncia y convocó a nuevas elecciones, que se celebrarán, a más tardar el 2 de septiembre. Será su sucesor quien haga el anuncio oficial.

Por el contrario, François Hollande le exigió al Reino Unido no perder más tiempo, para evitar incertidumbre. Cuando menos seis veces repitió que el anuncio debe presentarse lo “antes posible”. Teme que la ultraderecha, encabezada por Marine Le Pen, use la amenaza de hacer un referéndum similar como principal estrategia para las próximas elecciones legislativas.

Desde el principio, el Brexit ha sido visto como un gran riesgo geopolítico, no solo por la especulación financiera que ha provocado. Por ello, Merkel pidió “calma y prudencia” antes de iniciar las negociaciones. A su juicio, es indispensable que los restantes miembros de la UE acuerden una posición común. De otro modo, se podría favorecer a los grupos euroescépticos nacionalistas.