Uber lanza servicio de ‘traslados médicos’ en EE.UU. en medio de crisis de imagen

Uber acaba de anunciar que, en los Estados Unidos, lanzará un servicio para que doctores y hospitales puedan “pedir” transportación para sus pacientes de sus casas a los centros de salud y de vuelta. Con ello, la compañía busca dos cosas: entrarle al sistema de salud estadounidense y, de paso, limpiar su imagen luego de pésimas decisiones corporativas.

Con bombo y platillo, Uber anunció que, en los Estados Unidos, lanzará un servicio especial: Uber Health, una versión de su aplicación para que doctores y hospitales provean transportación para sus pacientes que no pueden hacerlo por su propio pie ya sea por edad, situación económica o salud.

La plataforma tuvo que diseñarse de acuerdo no a Uber, sino a las regulaciones de privacidad y manejo de información de la industria de la Salud en los Estados Unidos (Health Insurance Portability and Accountability Act, o HIPPA por sus siglas en inglés); además de que se tuvo que hacer pensando en los cientos de miles de pacientes que no cuentan con un smartphone, no están conectados a la plataforma Uber o, incluso, no cuentan con internet. (Vía: The Verge)

Uber Health, plataforma para traslados médicos

A través de mensajes de texto y, en un futuro, llamadas, los pacientes son informados de su viaje que puede ser agendado hasta con 30 días de anticipación por su doctor.

Uber busca sumarse al mercado de más de 3 mil millones de dólares de la transportación médica ordinaria (NEMT, por sus siglas en inglés), lo que en México entendemos por “traslados”: no están ofreciendo ambulancias y, hasta el momento, no ha quedado muy clara cuál será la responsabilidad de los conductores en caso de alguna emergencia médica durante el traslado. (Vía: AHLA Weekly)

Sin embargo, el largo historial de fallas de la compañía no sólo pone nerviosos a muchos usuarios, sino también a las aseguradoras, tanto las de los “socios” como las de los pacientes, pues son ellas quienes tendrían que pagar los costos de transporte.

Apenas en 2016, una parte importante de la base de datos de Uber fue hackeada, exponiendo información sensible de más de 57 millones de usuarios (de los 75 que tiene en Estados Unidos), tras lo cual intentó silenciarlo con dinero, sí: muy a la usanza mexicana. (Vía: The Atlantic)

La fama de Uber no sólo está en los intentos de soborno, sino también cómo en cada país y ciudad a la que llega explota los vacíos legales hasta el punto de crisis, lo que ha enfrentado no a la compañía, sino directamente a sus socios con taxistas, legisladores y policías en decenas de países. ¿Uber Health seguirá esas prácticas?

El actual CEO de la compañía, Dara Khosrowshahi, prometió (cual buen político mexicano) no caer en los errores del pasado, sin embargo, ante las denuncias de sexismo, discriminación y violencia dentro de la compañía y de los “socios” para con los usuarios, quizá haya que arreglar muchas, pero muchas cosas antes de pensar en ofrecer servicios más delicados…

Publicidad