Trump y Clinton empatados; Sanders superaría a Trump

La anteriormente favorita para llevarse la presidencia ha perdido una enorme ventaja.

Dicen que toda broma tiene su dosis de verdad. Así empezó la carrera presidencial de Donald Trump, como lo que parecía un chiste. Hoy le compite palmo a palmo a la que muchos veían como la firme sucesora de Barack Obama: la aspirante demócrata Hillary Clinton.

Así lo demostró la encuesta realizada por NBC y The Wall Street Journal, donde Clinton aparece con un 46% de la intención del voto, contra 43% de su rival republicano, lo que técnicamente es un empate pues el margen de error de la encuesta es de 3.1 puntos.

Es importante aclarar que esta proyección plantea un escenario hipótetico, pues aunque Trump ya es el virtual candidato republicano, en el partido demócrata aún no hay ganador entre Hillary Clinton y Bernie Sanders. Incluso se habla de una división muy fuerte al interior del partido. Los sectores demócratas más tradicionales le exigen al senador por Vermont que deje la carrera y  le permita a Clinton competir con Trump.

Sin embargo, los seguidores de Sanders le piden que no tire la toalla y es que Bernie tiene un argumento muy poderoso. En la mayoría de las elecciones que Sanders ganó, se trataban de asambleas “abiertas”, esto significa que podían participar electores no afiliados al partido demócrata.

Lo anterior explicaría por qué bajo el escenario de una pugna entre Trump y Sanders, el segundo resulta amplio ganador con 54% de las preferencias contra 39% del multimillonario. Sanders arrastra el voto de muchas personas sin filiación partidista, particularmente los jóvenes.

Mientras Clinton no logra ampliar su número de votantes (basado en mujeres, afroamericanos e hispanos), el multimillonario republicano tiene la ventaja de sumar a su causa a todos los inconformes, pues Clinton parece más cercana a continuar con la línea que hoy tiene Estados Unidos. Esa sería la fortaleza del partido republicano, siempre y cuando Sanders no aparezca como opción.

Lo cierto es que Clinton perdió en un mes la ventaja de 11 puntos que le daban las encuestas sobre el republicano. La muestra de mil entrevistados no es aislada, pues la encuesta elaborada por ABC y The Washington Post ya le da la ventaja a Trump por dos puntos.

Con todo y esto, ¿los súper delegados demócratas considerarán prudente declinarse en favor de Hillary? Esta es la última carta que Bernie jugará.