¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Trump firma orden ejecutiva para prohibir personas trans en el ejército

Esta tarde la Casa Blanca comunicó que Donald Trump firmó una orden ejecutiva para prohibir definitivamente el reclutamiento de personas transgénero en el ejército de los Estados Unidos.

La orden ejecutiva está en consonancia con la declaración que lanzó el mes pasado en una serie de tuits, donde decía que, tras haberlo “consultado con generales”, había decidido prohibir la admisión de personas transgénero en el ejército pues, a su parece, salía muy caro.

La declaración fue interpretada como un dislate transfóbico pues no solo nunca aclaró cuáles presuntos generales fueron consultados, sino que las cifras lo desmentían: el costo de las transiciones de género de los soldados trans es irrisoriamente minúsculo: entre el 0.004% y el 0.017% de su presupuesto médico. ¿Dónde estaban los grandes costos que alegaba?

Aún así, Donald Trump ha firmado esta orden ejecutiva y, de paso, prohibió que el Departamento de Defensa (y todas sus agencias) costeen con sus planes médicos las transiciones de género de sus empleados. (Vía: CNN)

Un oficial de la Casa Blanca aclaró que Defensa tiene instruido determinar cómo comportarse a las personas transgénero que actualmente se encuentran en servicio. Sin embargo, el mismo oficial se negó a determinar cuál será el destino de estos elementos transgénero, si podrán o no seguir en el ejército.

De acuerdo con un estudio de la corporación RAND, hay 2,450 personas abiertamente transgénero en el ejército norteamericano. No existe una razón económica de peso para negar su inclusión y permanencia entre las tropas norteamericanas. Lo que sí hay es intolerancia y transfobia.

Muchos se preguntan, ¿por qué debe haber más mujeres o personas trans en el ejército? En efecto, no parece un avance feminista del cual jactarse: “¡Ahora nosotrxs también podemos matar inocentes!”

Sin embargo es menester tomar en cuenta que hay dos instituciones que desde hace dos mil años han pertenecido exclusivamente a los hombres: el ejército y la iglesia.

Trump, que hizo todo lo posible por no ir a Vietnam, nunca se han llevado bien con el ejército. La senadora Tammy Duckworth, quien es ex combatiente y perdió las dos piernas en un helicóptero aclaró que cuando “estaba sangrando a morir en ese helicóptero, lo último en lo que pensaba era en quién podría rescatarla, si era trans o de color“: sólo quería que la rescataran. (Vía: UpWhorty)

No es difícil admitir que este acto se verá muy mal en los libros de historia sobre los derechos de la comunidad trans.