¿Trump está cavando su propia tumba?

Obama cuestionó la postura política de los republicanos que se pronunciaron contra las declaraciones de Trump: "si de manera reiterada ustedes tienen que decir en términos muy fuertes que lo que él (Trump) dice es inaceptable, ¿por qué lo siguen respaldando?"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró hoy que el candidato a la presidencia por el Partido Republicano, Donald Trump, no está capacitado para ocupar la silla presidencial e instó a los líderes republicanos a retirarle su apoyo al magnate. Pero, ¿por qué Obama apelaría a los mismo líderes a cuya ideología se opone? La respuesta: el amor estadounidense hacia la milicia.

Recordemos que la semana pasada durante la Convención Demócrata, el estadounidense musulmán Khizr Khan, padre de un capitán muerto en combate durante la guerra de Irak, se pronunció —con su esposa de pie a su lado— en contra de la política antimusulmana de Donald Trump. El suyo fue uno de los mejores discursos de la convención junto con el de Michelle Obama y puso sobre la mesa lo peligrosa que es la islamofobia para Estados Unidos.

Khizr Khan afirmó que seguramente Trump no había leído la Constitución estadounidense y aseguró que el magnate “nunca había sacrificado a nada ni a nadie”.

La respuesta de Trump fue, por decirlo de alguna manera, poco atinada. Ya que afirmó que seguramente la esposa de Khan no tomó el micrófono porque no se le permitía hablar, y dijo que él también había sacrificado mucho al generar miles de empleos y construir edificios. La sola equiparación de la vida de un hijo, en este caso un héroe de guerra estadounidense, con el sacrificio material, resulta insultante.

En el espectáculo que ha sido toda la campaña de Donald Trump desde sus inicios, al que sin importar lo grave de sus declaraciones había apoyado incondicionalmente el Partido Republicano,  parece haber un primer punto de quiebre significativo a partir de este evento. Por lo visto, Trump puede insultar a los inmigrantes, a los latinos, a las mujeres, a los negros, pero no se tolera que insulte a la milicia.

Líderes del Partido Republicano como Paul Ryan y Mitch McConell ya se deslindaron de la opinión de Trump y expresaron su apoyo para los Khan. Por su parte, el senador y ex soldado John McCain, emitió una declaración que reprobaba las palabras de Trump: espero que los estadounidenses entiendan que esos comentarios no representan las opiniones de nuestro Partido Republicano, sus funcionarios o sus candidatos, (Vía La Jornada).

Obama cuestionó la postura política de los republicanos que se pronunciaron contra las declaraciones de Trump: “si de manera reiterada ustedes tienen que decir en términos muy fuertes que lo que él (Trump) dice es inaceptable, ¿por qué lo siguen respaldando?”, (Vía La Jornada)

El panorama electoral para noviembre es incierto; estamos acostumbrados a las declaraciones polémicas de Donald Trump pero han sido tantas y contra tantos grupos que no se sabe cómo afectará los resultados de las elecciones. Por su parte, Hillary Clinton intenta convencer a los indecisos, a los enojados y a quienes desconfían de ella, que vale la pena votar a su favor. Lo preocupante es que el argumento central de los demócratas sea votar por Clinton para que no gane Trump.