ANUNCIO

Truchas podrían hacerse adictas a la metanfetamina que hay en el agua

¿Conocemos el impacto ambiental que conlleva la elaboración de drogas sintéticas?
Truchas se hacen adictas a la metanfetamina
¿Cuál es el impacto ambiental(Imagen: Pixabay)

Expertos han señalado que las truchas marrón podrían convertirse en adictas a la metanfetamina. Esto debido a los residuos de droga que algunos narcotraficantes desechan tanto en áreas verdes como en mares y riachuelos. Científicos de Praga han hecho hincapié en las consecuencias ambientales que conlleva la producción ilegal de drogas tanto naturales como sintéticas.

El investigador Pavel Horky de la Universidad Checa de Ciencias de la Vida formó un grupo de estudio para analizar el impacto de la producción de drogas sintéticas en el medio ambiente. Es decir, ha indagado las consecuencias de desechar drogas sintéticas en corrientes de agua o en áreas verdes. Según sus primeras conclusiones, algunos animales podrían hacerse adictos a estas drogas. Por ejemplo, las truchas marrón comienzan a mostrar alteraciones en su comportamiento tras estar expuestas a las metanfetaminas.

Truchas se hacen adictas a la metanfetamina

Las truchas presentaron síndrome de abstinencia. (Imagen: Pixabay)

Para corroborar esta situación los científicos introdujeron a 40 truchas comunes en un tanque de agua. Posteriormente los sometieron a ciertas dosis de metanfetamina. Trataron de igualar los niveles de esta droga que suelen encontrarse en los ríos de agua dulce. Las truchas permanecieron en estas condiciones durante ocho semanas, posteriormente, fueron transferidas a un tanque con agua limpia. A partir de ese momento las monitorearon cada dos día para ver las alteraciones en su comportamiento. Acerca de los resultados, los científicos especificaron que algunos ejemplares prefirieron el agua con metanfetaminas, mientras que otras se mantenían estables en el agua que no contenía droga.

En suma, los resultados indicaron que algunos ejemplares sufrieron síndrome de abstinencia, pues, cuando tenían la oportunidad, buscaban el estanque o el agua que contenía metanfetamina. Los peces adictos se mostraron aletargados y poco activos. Mientras que los peces no adictos tenían más actividad a lo largo del día. Finalmente, los especialistas señalaron que los animales son muy sensibles a las drogas aunque sea en dosis pequeñas. 

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube

ANUNCIO
ANUNCIO