Cómo trollear a Trump: los Grammy dan ejemplo con Hillary

La carrera presidencial de Hillary Clinton terminó con una derrota que todos esperaban, pero que casi nadie alrededor del mundo quería. A partir de ese momento hemos visto la transformación del gobierno estadounidense en la plataforma mediática de Donald Trump, así como su Twitter tornarse en el vocero oficial de su administración (uno muy malo).

Para la premiación de los Grammy, los premios que a nadie le importan mucho ni toman con seriedad, y donde hay condecoración hasta para el mejor empaque (en serio, y lo ganó I See You de The XX), James Corden, presentador estadounidense, preparó un pequeño clip en el que puso a varias personalidades del círculo musical norteamericano a leer fragmentos de Fire And Fury, el libro que narra cómo es Donald Trump como presidente… y también apareció Hillary (aunque ella no tiene nada que ver con la música). (vía: ABC)

https://www.youtube.com/watch?v=DjbysQgJ64Y

La demócrata leyó el siguiente fragmento:

Una razón por la que (a Trump) le gustaba comer en McDonald’s: nadie sabía que iba a venir y la comida había sido preparada sin peligro (vía: Clarín)

Esto en alusión al miedo que tiene Donald Trump de ser envenenado a través de sus alimentos, reflejando un delirio de persecución del presidente, que es retratado como una persona inestable y autoritaria en el libro de Michael Wolff, que fue un éxito en ventas desde el momento en que se publicó.

Después dee sto, la familia Trump salió a declarar (cómo no) en contra de los Grammy y de esta desición que fue, más bien, de James Corden.

Leer un fragmento de un libro de #fakenews en los Grammy parece un gran premio de consolación por perder la presidencia #GrammyAwards

También Nikki Haley, representante de Estados Unidos en la ONU, salió a dar su opinión al respecto asegurando que con esto se arruinó gran música (como “Despacito” y el álbum de Bruno Mars) con basura.

Siempre he amado los Grammy, pero hacer que los músicos lean el libro Fire and Furo lo arruinó. No arruinen gran música con basura. Muchos amamos la música sin los políticos metidos en ella.

Por supuesto que no es lo mejor que se mezcle política con premiaciones musicales, sin embargo son dos temas que no se pueden desligar jamás, pues una es relejo de la otra. Este año muchos álbumes nominados incluyeron críticas y discursos contra las políticas xenófobas y la agenda discriminatoria de Donald Trump, pero es claro que su administración no lo verá con buenos ojos.

Publicidad