¿Entrenamiento o tortura? Rituales del ejército tailandés en Corea del Sur

Marinos y tropas de hasta 29 países fueron instruidos en un curso de sobrevivencia para la jungla a través de fuerzas armadas tailandesas. Este curso, en sí, no tendría ningún problema, si no es porque incluyó un ritual que más bien parece tortura a todas luces.

Este curso internacional duró 10 días y gracias a las fotos al interior de la organización, fue posible ver las prácticas con las que el ejército tailandés quiso prepararlos para la vida salvaje y silvestre. En estos ‘rituales’ y adiestramientos participaron más de 11 mil militares de 29 países, entre los cuales destacan Tailandia, Corea del Sur, Indonesia, Japón, Malasia, Singapur y los Estados Unidos.

A ellos se les hizo comer alacranes y bebes sangre de cobras para dar paso a su inicio en la dureza de la ausencia de la urbanidad y la falta de alumbrado público. Es el año número 37 que se realiza esto. Desde que se hizo del conocimiento público, muchos han cuestionado el proceso, poniendo en duda si es válido obligarlos a esto sólo para prepararlos para una eventualidad. Al respecto el Sargento Griffin, parte de la organización declaró:

“Tenemos que tener el potencial de estar preparados, especialmente en una jungla de esta dureza, y ser capaces de sobrevivir por nuestra cuenta. Eso es crucial, así que sí: es muy benéfico y necesario“.

Los responsables de este sistema argumentaron que la alimentación y la hidratación son temas cruciales, por lo que saber qué poder comer y beber en situaciones irreparables asegura la sobrevivencia de los soldados (no necesariamente lo hace).

Bear Grylls GIF - Find & Share on GIPHY

Sí, las condiciones adversas son la cotidianidad de las fuerzas militares que tienen presencia en zonas selváticas y no urbanizadas. Por otro lado, la preparación podría no ser tan extrema y sería posible limitarla al conocimiento teórico sin la necesidad de usar, sinceramente, la sangre de cobras, alacranes, gecos y demás animales reales.

Claro, es una forma más cercana a la experiencia y puede beneficiar en relación al escenario posible, pero también es cierto que esa es la situación más extrema y el peor escenario contemplado. Por otro lado, el obligarlos podría ser considerado tortura, porque negarse a una instrucción militar resulta imposible sin una sanción dura, parte del adiestramiento y la ética de las fuerzas armadas de todo el mundo.

¿Entrenamiento o tortura? Rituales del ejército tailandés en Corea del Sur
Foto: Newsweek

Por ahora, esto no se detuvo y es seguro que no se detendrá aunque en este instante no existen conflictos armados lo suficientemente cercanos a zonas selváticas o lo suficientemente lejanos de la urbanidad. Los mecanismos y procesos del ejército y marina siempre han sido extremos y en muchos casos atentan contra la dignidad de los elementos, pero ante eso no se ha podido hacer nada.

Con información de Newsweek

Por: Redacción PA.