En Texas revisan ley para dar pena de muerte a mujeres que aborten

Republicanos pretenden criminalizar a mujeres por abortar
Imagen: Twitter

El aborto es uno de los temas que más polémica generan. Miles de personas alrededor del mundo se dividen en bandos cuando de apoyar o rechazar la situación se trata.

La Ciudad de México (CDMX) es desde 2007, un lugar donde es seguro abortar antes de las 12 semanas de gestación y, aunque recientemente en Hidalgo partidos como el PAN pretendan sancionar con medidas menos duras a las mujeres que decidan abortar pero sin dejar de defender su postura provida, la visión dual que incurre en el tema pasa siempre factura.

Los grupos provida como “Ola Celeste” que se manifestaron en el Congreso de Hidalgo para exigir a los legisladores que no permitan la despenalización del aborto dejan entrever lo delgada que es la línea entre querer salvar una vida y criminalizar otra.

No muy lejos de este panorama, se encuentra Texas respecto a la penalización de la interrupción del embarazo que tiene a la Cámara de Representantes de Texas en debate. Se trata de una ley que, como se le vea, cae en una criminalización radical de la mujer que aborte.

Aunque los republicanos son mayoría y podría parecer que tienen las de ganar, algunos miembros del mismo partido, como lo es Jeff Leach, refieren que su visión provida no coincide con la idea de responsabilizar o criminalizar a la mujer de manera constitucional por motivo de asesinato en caso de haber abortado, declaración que ha molestado a algunos grupos provida y uno que otro compañero de tribuna.

También agregó que aunque su postura provida es más fuerte que nunca, no permitirá el avance de la propuesta Ley de Abolición del Aborto o House Bill 896, como es conocida en Texas, que presentó Tony Tinderholt, legislador republicano de Arlington a la Cámara de Representantes en 2017 y que volvió con fuerza a principios de este año.

Aunque el aborto en Texas es legal y hay cerca de 20 clínicas para realizar el procedimiento, la interrupción del embarazo está prohibida después de 20 semanas, a menos que el feto tenga una condición que amenace su vida o la de la mujer.

Cabe destacar que la ley estatal de la entidad permite la pena de muerte por homicidio y si este proyecto de ley que busca penalizar el aborto en todo sentido sin importar si fue por violación o incesto se acepta, entonces podría ser tipificado como homicidio y proceder a condenar a muerte a la mujer por la decisión personal de abortar.

Imagen: Twitter

Ante tal posibilidad, Tony Tinderholt, ha asegurado que “la verdadera intención del proyecto de ley es brindar igual protección a toda la vida, dentro y fuera del útero”, a lo que Jeff Leach ha declarado lo siguiente como respuesta:

“No puedo, no apoyaré y no dejaré que salga de este comité ningún proyecto de ley que tenga como objetivo considerar a la mujer con responsabilidad civil o penal”, explicó Leach. (Vía: @leachfortexas)

Y a pesar de que aún no se ha programado una votación sobre la iniciativa propuesta por Tinderholt, ha reiterado que “mi propuesta de ley sólo tiene como motivo, traer igualdad de trato para los seres humano no nacidos bajo la ley”. (Vía: Vox)

A pesar de los intentos incesantes por parte de los republicanos de poner el aborto en el mismo nivel categorizado que tiene el asesinato en la ley, gran parte de los grupos anti-aborto se han negado a apoyar su postura.

Nos oponemos a esta legislación que solo perjudicaría aún más a las mujeres, familias y comunidades afectadas por el aborto.”, dijo Marjorie Dannenfelser, presidenta de la Lista de Susan B. Anthony (Vía: Vox)

Mientras que el Grupo Americanos Unidos por la Vida o AUL por sus siglas en inglés, mencionó lo siguiente: “Esto no es algo que represente el espíritu o el deseo o la voluntad de la comunidad pro-vida en general, es algo contra lo que me opondría y todos los que conozco en el movimiento se opondrían.” (Vía: Vox)

Entonces mientras el proyecto de ley esté en la desaprobación no sólo de algunos republicanos y grupos anti-aborto, además de varios demócratas, de llegar a la Corte Suprema seguramente no tendrá avance alguno, pero si sí, ¿a qué se estaría enfrentando la sociedad estadounidense?