“Temo por la muerte de la democracia”: Dilma Rousseff

En el marco del impeachment en su contra, Dilma Rousseff acudió al Senado a presentar su declaración el lunes por la mañana, donde sostuvo que se trata de un juicio ilegítimo.

En el marco del impeachment en su contra, Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, acudió al Senado a presentar su declaración el lunes por la mañana. Ahí, sostuvo que se trata de un juicio ilegítimo. Además, dijo que, en caso de concretarse el “golpe de Estado”, se agravará la crisis financiera. Desde el mes de mayo, la mandataria se encuentra suspendida de sus funciones. Se prevé que el proceso concluya esta semana.

En su declaración, Rousseff recordó que fue presa política durante la dictadura brasileña. También señaló que “luchando por la democracia” recibió “el peso de la injusticia”.

“En la lucha contra la dictadura recibí en mi cuerpo las marcas de la tortura, sufrí la prisión por muchos años. Vi a mis compañeros ser violentados e incluso asesinados… Luché por una sociedad sin pobreza, ni excluidos. Me siento orgullosa de eso. Quién cree, lucha.” (Vía: RT)

La mandataria brasileña considera que las acusaciones en su contra son injustas, pero, a pesar de eso, no renunciaría a su convicción de defender la democracia.

“A mis casi 70 años de edad, después de ser madre, de ser abuela, no va a ser ahora que abdique de mis principios… No esperen que me quede callada como los cobardes que en el pasado con las armas y hoy con la retórica pretenden atacar la democracia.” (Vía: RT)

En varias ocasiones, Rousseff enfatizó que se debe garantizar la continuidad del estado de Derecho y del régimen democrático en Brasil. En su discurso señaló que ella se mantiene luchando por su cargo, no por vanidad, sino por el bienestar de su pueblo. Además, que “las pruebas que tienen en su contra son pretextos que tienen una frágil base jurídica” para “hacer viable un golpe a la Constitución,” pues tendrá como resultado “la elección indirecta de un usurpador”.

También destacó que, lo que ha provocado el juicio político no es que haya cometido un crimen, sino las diferencias políticas. Por lo que, lo más preocupante sería, más allá de que fuera destituida de su cargo, que se termine con los programas de salud y educación que se han creado en los últimos 20 años.

“No es legítimo destituir a un presidente porque no estén de acuerdo con su gobierno. Quien destituye a un presidente es el pueblo y lo hace a través de las elecciones… Lo que pretende el gobierno interino es cambiar el programa para el que fui electa… destruir las pensiones, el salario mínimo, la distribución del ingreso. El resultado será más pobreza.” (Vía: RT)

Lo que no toman en cuenta la “élites conservadoras y autoritarias”, según Rousseff, es que el pueblo es el elemento legitimador de un gobierno. Destacó que su destitución sería una injusticia pues no cometió ningún delito; por el contrario, denunció casos de corrupción, como un caso de lavado de dinero en 2009.

“Todos saben que no me he enriquecido en el ejercicio de los cargos públicos. Que no hice desvíos de dineros públicos. No tengo cuentas en el exterior. Siempre he actuado con absoluta probidad… Voy a ser juzgada por crímenes que no cometí.” (Vía: RT)

Rousseff es acusada de firmar 3 decretos sin la aprobación del Poder Legislativo. A su parecer, durante el impeachment ha demostrado que los decretos siguieron todos los pasos legales. Además, a todos los demás mandatarios les habían aprobado decretos similares. Finalmente, concluyó señalando que la democracia brasileña se encuentra en peligro.

“Dos veces vi de cerca la cara de la muerte… Cuando fui torturada por días, sometida a castigos que nos hacían dudar de la humanidad. Hoy, temo por la muerte de la democracia… (al) condenar sin pruebas a una persona inocente… No acepten un golpe que lo único que va a hacer es agravar la crisis brasileña.” (Vía: RT)