Suecia nuevamente solicitó interrogar a Julian Assange

Julian Assange declaró que tiene miedo de que el gobierno de Suecia termine por extraditarlo a los Estados Unidos.
Suecia

Los Fiscales de Suecia presentarán una nueva solicitud para interrogar al fundador de WikiLeaks, Julian Paul Assange, en la embajada de Ecuador en Londres por acusaciones de violación, dijeron el jueves las autoridades en Estocolmo. El Gobierno de Quito mencionó el domingo, que Ecuador y el gobierno sueco llegaron a un acuerdo después de seis meses de negociaciones para permitir que Julian Assange sea interrogado en la embajada, donde recibe asilo desde hace más de tres años.

Los fiscales suecos, que en junio pidieron por primera vez entrevistar a Assange y expresaron en un comunicado que cuando los procedimientos y permisos necesarios estén listos, la fiscal general Ingrid Isgren y un investigador policial interrogarán a Assange, pero no se tenía claro cuándo se realizará la reunión.

Por su parte, Julian Assange declaró que tiene miedo de que el gobierno sueco termine por extraditarlo a los Estados Unidos, donde las autoridades de esa nación lo quieren procesar por la publicación de documentos militares y diplomáticos clasificados por parte de WikiLeaks hace cinco años, en uno de los mayores casos de filtración de información del Gobierno en la historia de Estados Unidos.

Hay que recordar que en junio de 2012, el australiano de 44 años, Julian Assange, se refugió en la citada embajada para evitar ser extraditado a Suecia, donde es requerido para ser interrogado por acusaciones de violación, acusaciones que él rechaza.  Assange cuenta con dos órdenes de arresto en Suecia por presuntos delitos de, respectivamente, violación en el caso de Anna Ardin y de acoso sexual en el de Sofia Wilen. Se le acusó de haber forzado a una de las presuntas víctimas a mantener relaciones sexuales mientras dormía, sin utilizar preservativo. También es sospechoso de “agresión sexual” a otra mujer por haberse negado a ponerse el preservativo contradiciendo su “expreso deseo”. Y de “agresión sexual a la integridad sexual” de esta mujer, así como de “coerción ilegal” por haber utilizado todo el peso de su cuerpo sobre ella durante una de sus relaciones sexuales.

Publicidad