Otra vez Starbucks metido en un conflicto: no por el café, sino por racismo

Si hay algo aun más grave que los químicos potencialmente cancerígenos en las bebidas de Starbucks, es el trato racista que sus tiendas han dado a personas afroamericanas en Estados Unidos: esta vez, hicieron que la policía detuviera a dos hombres por sentarse en una de sus mesas sin ordenar antes. Sí, la policía. Como si fuera un crimen sentarse a esperar a tu amigo para pedir un café del día.

Dos hombres entraron a un Starbucks de Philadelphia, donde tendrían una reunión de trabajo. Ambos esperaban a su socio, por lo que decidieron esperar a que llegara antes de ordenar.

Entonces, los empleados de Starbucks llamaron al 911 para reportar que los hombres “se negaban a irse”. La policía llegó, los esposaron y arrestaron, ante los reclamos de otras dos personas, mientras ellos permanecían tranquilos y sin protestar.

Durante el fin de semana, el video del incidente se volvió suficientemente viral para que Starbucks emitiera una disculpa. Misma que es de lo más escueta e insignificante, dada la evidente situación de discriminación que vivieron sus clientes:

“Nos disculpamos con los dos individuos y nuestros clientes y lamentamos que esto haya llevado a un arresto. Nos tomamos estos asuntos seriamente y claramente tenemos más trabajo que hacer cuando se trata de manejar incidentes en nuestras tiendas. Estamos revisando nuestras políticas y seguiremos en contacto con la comunidad y el departamento de policía para asegurarnos de que ese tipo de situaciones no ocurran nunca en ninguna de nuestras tiendas”.

Más tarde, el CEO de Starbucks Kevin Johnson emitió un comunicado en el que condena la discriminación racial y expresa su deseo de reunirse personalmente con los dos hombres arrestados para ofrecerles una disculpa cara a cara.

“Llamaron a la policía porque estos hombres no habían ordenado nada. Estaban esperando a que llegara su amigo, quien apareció cuando se los estaban llevando esposados por no hacer nada. El resto, que somos blancos, nos preguntamos por qué nunca nos ha pasado esto cuando hemos hecho exactamente lo mismo”.

La policía de Philadelphia, mientras tanto, publicó en redes sociales que estaba llevando a cabo una investigación:

“Estamos al tanto de un incidente que ocurrió el 12 de abril de 2018 en el café de Starbucks en la 18th y Spruce. El incidente, incluyendo las acciones de los policías, está bajo investigación interna. Una vez que reunamos los hechos, comentaremos más al respecto”.

Lauren Wimmer, abogada de los dos hombres arrestados, comentó que ambos son profesionales en la venta de bienes raíces y que su detención tiene todo que ver con un asunto de discriminación racial, pues “no hay ningún elemento que indique que cometieron un crimen”.

Cabe mencionar que Estados Unidos atraviesa un momento crítico de racismo exacerbado, que ha incluido detenciones arbitrarias y asesinatos de personas de origen afroamericano por parte de la policía. El movimiento Black Lives Matter es una respuesta a ese abuso policial, que continúa incluso en lugares aparentemente seguros como una cafetería y sin razón aparente. ¿Y alguien sigue creyendo que la discriminación por motivos de raza es cosa del pasado? (Vía: Vox)