Senado estadounidense frena bloqueo presupuestal… hasta el 8 de febrero

Tras tres días de paro en el gobierno federal de los Estados Unidos, un acuerdo frágil y sin garantías, logró que, por lo menos hasta el 8 de febrero, el gobierno y la burocracia más grandes del mundo puedan operar.

Como ya te has informado a través de Plumas Atómicas, el gobierno de los Estados Unidos estaba a horas de sufrir un paro presupuestal cuando el presidente gastaba tiempo mintiendo sobre México. Este paro se dio porque ni en la Cámara de Representantes ni en el Senado se pudo llegar a un acuerdo para el plan presupuestal del 2018 gracias, simple y sencillamente, a la estúpida idea del muro y el cierre unilateral y sin justificaciones del Plan de Acción Diferida para Niños Migrantes (DACA, por sus siglas en inglés).

En el Senado estadounidense sólo hay dos partidos (el Demócrata y el Republicano) y ninguno de los dos tiene la mayoría: para poder pasar cualquier ley, incluso el presupuesto del año, se tienen que llegar a acuerdos para que al menos un par del otro partido vote a favor de las propuestas.

Este mecanismo de negociación ha sido utilizado en varias ocasiones para frenar legislaciones polémicas, como en el 2011, cuando los republicanos lograron parar el gobierno por el Obamacare.

Esta vez no fue una legislación que acercó la seguridad médica a millones de estadounidenses, sino la xenofobia y el racismo del presidente en turno lo que impidió que ya en tres ocasiones se lograra llegar a un acuerdo de amplio alcance. (Vía: The Guardian)

El acuerdo logrado apenas hace unas horas en el Senado apenas “resuelve” la crisis hasta el 8 de febrero. El voto 81 a 18 depende de que el líder republicano, Mitch McConnell cumpla a su palabra de sentarse a negociar la reapertura de DACA y que el muro fronterizo salga de la discusión.

Sí: todo depende de un político que ha sido famoso por su capacidad para contradecirse y sólo tienen dos semanas para llegar a un acuerdo “profundo y de amplio alcance”.

Para los demócratas más comprometidos con la causa migrante, como Kamala Harris, Corey Booker y Bernie Sanders, el acuerdo de los líderes de su partido representa una traición a los más de 700 mil beneficiados del programa DACA, los Dreamers, que seguirán viviendo con miedo constante de ser deportados.

Este paro del gobierno federal ocurrió únicamente por dos decisiones del Departamento de Justicia de Trump: la revocación del DACA y la insistencia inútil en muro fronterizo. Ah… bueno… y su Twitter, que sigue siendo un museo a la ignorancia, la idiotez y el odio.

Los republicanos, Trump y el vicepresidente, Mike Pence, quieren responsabilizar al partido contrario del bloqueo y han señalado todos en varias ocasiones que es un ataque directo a las Fuerzas Armadas…. aunque la mayoría de la población sabe perfectamente por qué se dio y quiénes tienen la culpa de la situación en la que se encuentra el país.

La discusión política, fuera de los líderes de partido dentro del Senado, se ha convertido en algo violento, particularmente del lado de Trump (sin sorpresa para nadie, ¿verdad?). Resulta fascinante cómo quienes son los únicos responsables de las crisis de gobierno, quienes se la viven señalando a los demás como “llorones” y “copos de nieve” son los primeros en hacer berrinche en Estados Unidos, México y el mundo entero.

Por: Redacción PA.