Santa Clos es alcohólico, tiene sobrepeso y problemas mentales: dijo doctora en programa infantil

Portada: Grub Street

Aunque siempre se vea feliz y muy sonriente, los médicos del Royal College GP’s, a través de su directora Helen Stokes-Lampard, ha asegurado que Santa Clos, el verdadero héroe de la navidad, no es un viejito amable, sino más bien un alcohólico que ha desarrollado problemas mentales, además de su evidente sobrepeso y algunas otros padecimientos más.

En una entrevista que dio a un programa de radio infantil (sí, infantil) explicó por qué este señor que viste de rojo y reparte sonrisas que llegan con juguetes, tiene todos estos padecimientos, en la peor forma de dar un mensaje de prevención de enfermedades, utilizando además la peor figura que pudo haber usado para dar un ejemplo. Era tan sencillo como decirles: “¿conocen a Mick Jagger? No vivan como él” y así se ahorraba todo lo demás.

Lo que les dijo, de la manera más dulce y tierna, es que su héroe, ese que deja regalitos cada año, tiene estrés gracias a su demandante trabajo, que lo hace laborar sólo un día al año. Por esa misma razón, ha comenzado a tener problemas mentales, además de que ir de casa en casa comiendo galletitas y tomando todo lo que le dejan le ha provocado un problema de alcoholismo y, por supuesto, una obesidad tan notoria que hasta es sello de su imagen.

También, ella cree que ya tiene el síndrome de Lyme gracis a trabajar tanto y tan de cerca con renos. Hellen no se tentó el corazón, aseguró que de seguir así esta puede ser la última navidad que lleve regalos por el mundo. Su recomendación es que en vez de andar en trineo se ponga a correr para dejar regalos, porque claro, debe ser súper sencillo correr por todo el mundo con un costal que tiene cosas para cada niño del mundo (bueno, los que se portan bien).

Lo único que podemos decir es que ese Santa Claus que le tocó fue terriblemente malo. Hasta parece la descripción del cliché del padre abusador.

Con información de Telegraph

Publicidad