Conoce al sacerdote enfrentado al gobierno de Honduras

¿Se puede resistir desde la fe? Tristemente la mayoría las notas referidas a algún aspecto sobre la iglesia son notas de abuso de poder y de encubrimiento. Existe en Honduras un hombre que aparte de dedicar su vida espiritual al sacerdocio, dedica su fuerza a la lucha por los derechos humanos y la vida digna de distintas comunidades indígenas de Honduras.

Ismael Moreno Coto de 59 años, es un sacerdote jesuita, periodista y director desde hace seis años de Radio Progreso, uno de los pocos medios de comunicación críticos al gobierno. También es la cabeza del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) de la Compañía de Jesús, un colectivo que tiene influencia política en los movimientos sociales que se oponen a los mega proyectos mineros, turísticos e hidroeléctricos. (Vía: The New York Times)

El padre Moreno Coto ha luchado contra el saqueo que el actual gobierno de Honduras bajo el lema del “progreso“, impone severamente a las comunidades indígenas y que afectan gravemente al medio ambiente.

Cabe mencionar que el padre Moreno era cercano a Bertha Cáseres, activista y ecologista que en abril de 2015 recibió el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas del medio ambiente. La activista fue asesinada el pasado 3 de marzo del 2016, pero parte de su trabajo es seguido por el padre Moreno. (Vía: BBC)

En septiembre del 2015, por su labor de periodista el padre Moreno Coto recibió el premio de Derechos Humanos, otorgado por la fundación Rafto de Noruega. Cabe mencionar que Honduras es el unos de los países más peligrosos para ejercer la labor periodística según datos de la ONG Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

Afortunadamente hay otros ejemplos como el del padre Moreno Coto en América Latina, esto se debe a una de las corrientes más importantes del pensamiento teológico llamado Teología de la liberación.

Este pensamiento de resistencia toma en cuenta la lucha y la organización desde las bases, desde el pueblo y los conocimientos construidos a partir de trabajar en comunidad, desde y con los otros. La Teología de la liberación nació a finales de los años 60 del siglo pasado, por su puesto en medio de las dictaduras en países como Perú, Chile y Argentina. 

Los mayores exponentes en América Latina son: en Brasil el Obispo Casaldáliga y Leonardo Boff, en Perú Gustavo Gutiérrez y en méxico el filósofo Enrique Dussel. 

ANUNCIO