Rusia ataca al Estado Islámico

Rusia atacó diez bases terroristas del Estado Islámico con éxito.

Estados Unidos no es el único país que interviene en el conflicto armado contra el autodenominado Estado Islámico, Rusia ha entrado al juego también. Con 20 misiones, el ejército ruso atacó con bombas diez instalaciones terroristas que funcionaban como campos de entrenamiento y donde se localizaba una planta de producción de cinturones bomba.

Con el empleo de misiles guiados, Rusia ha destruido varios puntos estratégicos de mando y control del EI. Así mismo, han atacado almacenes de combustible y zonas de coordinación.

¿Cuál es el beneficio que tanto Rusia como Estados Unidos reciben por su intervención en este conflicto? Hay que recordar que en la ceremonia por el 70 aniversario de la ONU, Vladimir Putin exhortó a la comunidad internacional a intervenir en el conflicto sirio para vencer al Estado Islámico. A pesar de que Rusia no había intervenido de manera directa en esta guerra, desde 2011 la nación ha mostrado su apoyo militar y diplomático al gobierno de Bashar Al Asad. ¿A qué se deberá el cambio de actitud? ¿Qué poderes y qué posiciones estratégicas se están jugando en el territorio sirio?