¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Robots comienzan construcción de rascacielos en Japón

La robótica tiene un reto en cuanto se trata de la construcción de edificios. La industria inmobiliaria y de construcción de grandes complejos, no ha incluido robots en sus procesos, pero puede que eso ahora cambie.

La empresa Shimizu, que tiene más de 200 años de existencia, plantea llevar máquinas para la automatización de su trabajo, conquistando así una barrera que la robótica no ha superado del todo.

Y sigue sin ser superada, aunque la construcción de su nuevo rascacielos pretende que al menos se de un paso hacia el frente. Lo que pretenden, es comenzar a llevar robots al interior de las construcciones y no solo en los exteriores.

Los constructores y desarrolladores de las máquinas industriales, han referido que hacer máquinas automatizadas para la construcción es básicamente imposible por lo impredecible que resulta una obra de este tamaño.

Dentro de la industria automotriz existe una máquina de trabajo automático por cada cinco trabajadores. Sin embargo, este número es tal, porque todas ellas se encuentran ancladas al suelo y no requieren de movilidad, por lo que su trabajo es exactamente el mismo en cualquier circunstancia.

En el caso de la construcción, estas tendrían que moverse constantemente conforme avance la obra, lo que dificulta su precisión. Por otro lado, lo que plantea Shumizu es que los robots usados por ellos realicen tareas que no requieran de precisión, sino de repetición de comando.

Estas serían el transporte de material y el anclaje de vigas o páneles simples, sin tener que hacer tareas de precisión. Ahora, esto resulta necesario para esta industria, que ha perdido gran parte de su fuerza de trabajo.

Según la información que tiene el gobierno japonés, al menos un millón de trabajadores dedicados a la construcción se retirarán en los próximos diez años. La edad avanzada de los integrantes de esta industria obliga a buscar alternativas, mientras que la población diversifica sus intereses y profesionalización hacia otros rubros.

Las máquinas no solo ahorrarían tiempo a la hora de construir, sino que también resolverían un problema demográfico que enfrenta Japón. Por ahora, los robots que ayudarán a Shimizu lograrán hacer, en promedio, un 1% de la obra total, siendo poco pero de cualquier forma es un comienzo para la introducción de la robótica en otra industria.

Con información de Merca2