Dos reos logran fugarse durante almuerzo con el Papa Francisco

El Papa Francisco organizó una comida en Bolonia, ciudad al norte de Italia, a la que invitó a 20 reos de la prisión local. El primero de octubre los presos fueron trasladados para asistir a la comida con el mandatario del Estado Vaticano, pero hubo dos que no regresaron al penal. (vía: Milenio)

Estos estaban en un programa de cárcel abierta (o sea que hacían trabajo comunitario y reciben tratamiento mediante diferentes actividades) para sujetos considerados socialmente peligrosos y toxicómanos, por lo que su escape representa, primero, una falla en el programa y, segundo, un peligro latente en la zona donde se escaparon.

Hasta ahora no se sabe si el escape fue antes o después de la comida. Puede que estemos juzgándolos mal y simplemente sean vegetarianos de la carne del señor (que además no está libre de gluten) o puede que se hayan perdido en el camino de regreso y sigan vagando por el lugar donde se hizo la comida, o peor, buscando el lugar donde iban a echarse su pizza y spaghetti con el Papa. (vía: Huffington Post)

No se tiene más información de los reos, pero nos pone a pensar en qué tanto miedo se le debe tener a tus pecados o a tu dieta para no asistir a una cena con un mandatario y líder espiritual que lleva el título de un alimento que acompaña varios de los más grande alimentos.

El Papa Francisco trata de mantenerse cercano a los presos en las diferentes partes del mundo donde visita. Recientemente ha hecho un llamado para abolir la pena de muerte como una forma de castigo, pues considera que atenta contra la dignidad humana y que, claro, no hay nadie que pueda decidir la muerte de un ser más que su jefe.