Rehén del Talibán por cinco años, cuando le dijeron que Trump es presidente, pensó que era broma

Joshua Boyle, un canadiense rescatado apenas la semana pasada de una célula del Talibán en Afganistán, creyó que era broma cuando le informaron que el actual presidente de los Estados Unidos era Donald Trump.

Por cinco años, la familia Boyle, Joshua y su esposa Caitlin, fueron retenidos por la red Haqqani en las montañas de Afganistán, donde todavía hay elementos del Talibán luchando contra el gobierno impuesto por la “coalición” liderada por los Estados Unidos desde 2003.

Cinco años es mucho tiempo, son muchísimas noticias que se les escaparon y, peor aún, muchas temporadas de Game of Thrones que dejaron en visto, luego de que, los muy aventureros, habían decidido hacer un viaje de aventura a esas mismas montañas en 2012.

Hace unos meses, cuando los miembros de Haqqani grabaron una “prueba de vida” (pues las negociaciones con el gobierno canadiense y los familiares de los Boyle habían quedado trabadas), uno de sus captores le informaron a Joshua que Trump era el presidente, pero él se lo tomó a una broma (una bastante cruel, por cierto).

Los Boyle fueron rescatados por el ejército paquistaní, gracias a inteligencia recuperada por los Estados Unidos. Como era de esperar, no guardan muchos buenas memorias con sus captores (quizá no tuvieron oportunidad de desarrollar el siempre malsano síndrome de Estocolmo).

Su liberación, por un breve momento entre escándalos de corrupción, acoso sexual, renuncias y pleitos en la Casa Blanca, había ocupado los primeros sitios en las noticias estadounidenses (sí, son canadienses, pero… ya saben cómo son)… pero luego Trump hizo… bueno, lo que haya hecho esta semana.

 

Con información de Newsweek