¿Qué tan peligrosas son las bombas que presume tener Corea del Norte?

De confirmarse que Corea del Norte posea el arsenal nuclear que presume, estaríamos hablando que la escalada de un conflicto de las potencias occidentales con ese país volvería realidad nuestras peores pesadillas.

Estaríamos hablando de una guerra con un potencial de destrucción a gran escala, en donde las armas convencionales más potentes como la “madre de todas las bombas” y el “padre de todas las bombas” serán poca cosa, incluso las del potencial de destrucción utilizadas en Hiroshima y Nagasaki serían vistas como un día de campo.

Las armas disponibles de los países en conflicto serían bombas termonucleares, cuyas cabezas pueden insertarse en misiles balísticos intercontinentales. Es decir, dicho arsenal nuclear es mil veces más potente que las bombas atómicas lanzadas en Japón al final de la Segunda Guerra Mundial.

Para darnos una idea de la potencia de las armas termonucleares partamos primero de la capacidad de destrucción de las armas convencionales más poderosas: la estadounidense GBU-43/B Massive Ordnance Air Blastmadre, conocida como la “madre de todas las bombas”, tiene una capacidad de destrucción de 11 toneladas de TNT; por otro lado, la Bomba Aérea de Vacío de Potencia Aumentada o “padre de todas las bombas”, propiedad del ejército de Rusia tiene un poder de destrucción de 44 toneladas de TNT.

Ahora, las armas no convencionales, específicamente las armas nucleares, tienen un poder de destrucción exponencialmente mayor. En este rubro tenemos a las bombas atómicas y a las bombas termonucleares, siendo las segundas las más poderosas de todas.

la diferencia entre estas dos armas de destrucción masiva es la detonación: la bomba atómica explota a partir de la liberación de energía producto de la fisión del núcleo de un elemento pesado, como el plutonio; el poder de destrucción de una bomba atómica se mide en kilotones, es decir, en miles de toneladas de TNT.

Por otra parte, la bomba termonuclear o “bomba H”, tiene un proceso de detonación mucho más complejo, ya que se da por etapas; en primer lugar comienza con una detonación de bomba atómica, dicha detonación produce temperaturas de millones de grados centígrados, lo que permite que por la energía liberada dos núcleos ligeros se fusionen, lo que aumenta el poder de destrucción; la capacidad de destrucción de este tipo de armas se mide en megatones, que son millones de toneladas de TNT.

Como podemos ver, no es cosa menor el hecho que Corea del Norte presuma haber desarrollado bombas de hidrógeno cuya cabeza reducida es posible integrarla a misiles balísticos intercontinentales. Aunque hay especialistas que ponen en duda que Corea del Norte posea ese tipo de armamento, sin embargo, eso no reduce el riesgo que implica que lo improbable se vuelva probable. (Vía: DW)