Proponen crear “salas para llorar” para mujeres en hospitales de Polonia

La vocera del Ministerio de Justicia, Agnieszka Borowska, dijo que las mujeres tienen derecho a atención psicológica y, si lo desean, espiritual
Proponen salas para llorar en Polonia. Foto: Reuters

La vocera del Ministerio de Justicia de Polonia, Agnieszka Borowska, propuso la creación de “salas para llorar” para que mujeres las utilicen después de un parto. La idea provocó rechazo en redes.

“Habrá, por ejemplo, una habitación separada para que -las mujeres- tengan oportunidad de llorar”, dijo Borowska, y después mencionó que a las pacientes se les ofrecerá tratamiento psicológico.

La idea de la vocera fue compartida en una entrevista y causó polémica en redes sociales.

En Polonia se vive un ambiente de confrontación debido a que el 27 de enero el Tribunal Constitucional anunció la entrada en vigor de la prohibición casi total del aborto.

Respecto al comentario de Borowska, la periodista polaca Renata Grochal dijo que “preferiría que el estado polaco hiciera todo lo posible para que las mujeres no tivieran que llorar”.

El reportero del periódico Rzaczpospolita, Michal Kolanko, dijo que el comentario de Borowska le refirió al “cuento de la criada”, promovido por la religión para difundir un rol de género muy conservador.

Manifestación feminista a favor de la despenalización del aborto en Polonia. Foto: Reuters

Borowska respondió a las críticas con un video en el que enfatizó la importancia de la atención psicológica en embarazos difíciles, o cuando “las madres tienen que desprenderse de sus hijos.

“Quienes manipularon mi declaración deberían estar avergonzados. Yo misma perdí un hijo y sé qué sienten las mujeres en los hospitales cuando descubren que el embarazo pone en peligro su vida o que el niño tiene muchos problemas graves, incluidos los que causan la muerte”.

La funcionaria insistió en que cada mujer tiene derecho a la dignidad e intimidad, a atención psicológica y, en caso de que lo desee, al apoyo espiritual.

A finales de 2020, miles de activistas feministas de Polonia salieron a las calles para exigir una reforma que despenalizara la interrupción del embarazo; sin embargo, el Tribunal Constitucional mantuvo la penalización del aborto.

En Polonia, las únicas causales por las que no se penaliza el aborto son la violación, el incesto y los casos en los que la persona gestante está en peligro.

Publicidad