Profesor universitario lleva seis años sin bañarse para demostrar que no es necesario

"¿Cuánto de ese tiempo (y dinero y agua) es un desperdicio?", es el argumento del docente
Foto: Instagram @jameshamblin

Un profesor de la Universidad de Yale en Estados Unidos, contó su experiencia tras seis años sin bañarse. El experimento inició con la hipótesis de que no hay necesidad médica para tomar una ducha.

El médico James Hamblin, especialista en medicina preventiva, se siente satisfecho por la decisión tomada hace seis años, contó a la BBC.

“Me encuentro perfectamente bien. Te acostumbras. Me siento normal”, narra.

Foto: Instagram @jameshamblin

Fue en 2015 cuando el hombre tomó la drástica decisión. Previamente recopiló información al respecto y encontró que existen personas en el mundo que se bañan poco.

“Sabía que era posible, pero quería intentarlo para ver cuál sería el efecto”, explica.

En un artículo en 2016, el docente se cuestionó sobre todo el tiempo, dinero, y agua que se gasta en la ducha. Dos años completos de la vida en el baño, un desperdicio, escribió.

Foto: Pixabay

EL CUERPO SE ACOSTUMBRA

Seis años después dio algunas de sus conclusiones. Describe que con el tiempo, el cuerpo se acostumbra cada vez más para no oler tan mal sin usar desodorante ni jabón, además de que la piel se adapta al nuevo hábito y ya no es tan grasienta al dejar los jabones fuertes.

En caso del cabello, se comienza a ver tal cual era al inicio de tu vida, debido a que el shampoo elimina los aceites naturales del pelo.

“Lo principal es entender que lleva tiempo, no sucede de la noche a la mañana, no es inmediato. Hubo momentos en los que me quería duchar porque lo extrañaba, olía mal y sentía que tenía grasa. Pero eso empezó a pasarme cada vez menos. A medida que usaba menos y menos, empecé a necesitar menos y menos”, detalló el especialista.

Foto: Instagram @jameshamblin

Y es que, según él, cuando te duchas destruyes los ecosistemas de tu cuerpo, que aunque se repueblan rápidamente, éstos quedan desequilibrados favoreciendo a los tipos de microbios que producen olor. Entonces cuando dejas de bañarte llega un punto en que el ecosistema se equilibra y dejas de oler mal.

NO HUELES A ROSAS, PERO SÍ COMO PERSONA

“No hueles como agua de rosas. Simplemente hueles como una persona”, dijo al explicar que tiene olor propio que gusta a su esposa y que no le parece mal a otras personas.

El especialista cree que la ducha diaria es un concepto moderno, recordando que antes no había agua corriente, así que la mayoría de las personas no tenían acceso al líquido sino hasta los últimos cien años, por lo que la gente común solo podía bañarse ocasionalmente en un río o en un lago, pero no lo hacían todos los días.

Foto: Pixabay

Además, continuó su justificación, en aquellos años no había la posibilidad de producir jabones a granel, por lo que mucha gente usaba jabones caseros que no utilizaban diario porque eran muy agresivos para la piel. Y por eso la ducha es un concepto moderno, una preferencia, pero no una necesidad médica, concluyó.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO