Playboy donará dinero para defensa legal a mujeres que denuncien acoso

Las premiaciones de la industria del cine se han convertido en el último año en una inesperada palestra política donde el glamour típico de la industria ha convivido con la protesta social. Por supuesto, toda protesta y todo movimiento social necesita aliados. ¿Todos los que alcen la mano deben participar? ¿Toda ayuda es bienvenida?

Esas dudas quedan al aire luego de que la revista Playboy anunciara esta tarde que apoyará activamente al movimiento #TIMESUP donando dinero para defensa legal de aquellas que denuncien acoso y abuso sexual en el trabajo.

En las cortes norteamericanas muchos demandantes pueden ganar un juicio y al mismo tiempo perder hasta la camisa fuera del juzgado por las impresionantes sumas de dinero invertido en el proceso legal. Una demanda de esta magnitud, máxime si es contra un abusador con mucho dinero, puede representar una victoria pírrica.

De ahí que el anuncio de Playboy sea recibido como un gesto generoso e inteligente hacia las quejosas que actualmente o en el futuro podrían estar presentando demandas por abuso sexual. Ahora bien, también este anuncio se presta a la suspicacia.

Más allá del hecho de que Playboy viva de presentar desnudos, la revista ha estado implicada anteriormente en casos de abuso sexual y acoso. No pocas veces sus modelos han demandado y denunciado a actores y famosos que presuntamente las acosaron. (Vía: Milenio)

El mismo fundador de PlayboyHugh Hefner, poco antes de morir fue demandado por su posible implicación en el multitudinario caso de abuso sexual por parte del actor Bill Cosby. (Vía: T13)

En ese sentido, además de presentar su apoyo, ¿Playboy también buscará expiar sus culpas? De ser una estrategia para limpiar su imagen, más valdría que la publicación ofreciera disculpas de forma pública y clara. Aun así, el apoyo que ofrece Playboy no es menospreciable ni prescindible.

Al menos desde que Iñárritu ganó el óscar a mejor director por Birdman, provocando el enojo racista de Trump, los premios cinematográficos han permitido que tanto público como celebridades usen las cámaras para tocar temas que trascienden la pantalla. 

La noche de ayer, los Globos de Oro fueron protagonistas de una peculiar protesta donde casi todos los asistentes (porque nunca faltará el despistado que no revisó a tiempo su correo) acudieron a la gala vestidos completamente de negro. Esta vestimenta fue su forma de protestar por los casos de abuso sexual que por décadas ignoró la industria.

Desde la creación de la campaña #MeToo hasta la creación de #TIMESUP y el celebrado discurso con el que la conductora y presentadora Oprah cerró la noche de ayer, hay una misma línea y un mismo reclamo. Ante esta situación, la oferta de Playboy puede provocar agradecimiento o mover a la suspicacia, pero definitivamente hacía falta que alguien en esta lucha pusiera algo más que palabras.

ANUNCIO