Internacional

Periodista nigeriana revela que fue obligada a limpiar su oficina por ser mujer

"Pensé que cambiaría el mundo", expresó.

Sexismo Nigeria Periodista Rafat Salami
Foto: Especial
ANUNCIO

Cuando la periodista nigeriana Rafat Salami encontró su primer empleo estaba tan entusiasmada que llegó a pensar que “iba a cambiar el mundo” hasta que todos sus sueños se vinieron a bajo tan pronto como llegó al trabajo, convirtiéndose en una víctima del sexismo.

Rafat es una locutora de radio que trabaja para la Voz de Nigeria, la estación de radiodifusión del gobierno en la capital del país, Abuja, pero antes de ello trabajó como en diferentes lugares en donde siempre era lo mismo, y sus jefes esperaban que hiciera tareas más allá del ámbito profesional por el simple hecho ser mujer.

El día que entró a su primer empleo como periodista Rafat era la más joven de las únicas dos mujeres reporteras en el trabajo, y lo primero que se le encomendó su jefe fue que mantuviera limpia y ordenada la oficina.

“Cuando empecé mi primer trabajo como periodista, estaba muy entusiasmada. Pensé que iba a cambiar el mundo, pero comencé limpiando y quitándole el polvo a las mesas”, contó Rafat durante una entrevista con la BBC“Limpiaba mi casa antes de ir a trabaja y luego, ¿qué fue lo primero que me pidieron que hiciera? Me pidieron limpiar la oficina”.

Sexismo Nigeria Periodista Rafat Salami

Foto: Especial

Sin embargo, Rafat se negó y como buena defensora de los derechos de las mujeres le dijo a sus empleadores que contrataran a alguien de la limpieza y los dejó perplejos porque “ni siquiera podían entender por qué”, expresó. “Si una mujer se niega a hacer alguna tarea, la gente piensa que eres arrogante y que por eso no estás casada”, comentó.

“En casa cuidas a tu esposo y a tus hijos y cuando vas a trabajar todos esperan que también cuides al resto de los colegas. Haces concesiones porque dices que no quieres que te vean como una persona extremadamente grosera” agregó.

La historia de Rafat es solo un ejemplo del machismo y sexismo que las mujeres de todo el mundo enfrentan en sus trabajos, como la japonesa Nana Watarai citada por la BBC que contó que en la oficina de una importante empresa de alimentos en donde trabajaba su madre a las mujeres se les ordenaba que hicieran el té o el café. “Era su primera tarea por la mañana”, contó.

***

No te pierdas el mejor contenido de Plumas Atómicas en su canal de YouTube.

ANUNCIO