El partido Inglaterra-Bulgaria muestra el racismo en el fútbol

La afición búlgara gritó comentarios racistas a los jugadores ingleses
Muestras de racismo en partido entre Inglaterra y Bulgaria

Durante un partido de calificación entre Inglaterra y Bulgaria para la Eurocopa 2020, se registraron gritos racistas realizados por la afición búlgara. Fue tal el hostigamiento a los jugadores que el partido se detuvo dos veces, según el protocolo antirracismo de la UEFA. A pesar de todo, Inglaterra ganó el partido 6-0.

¿Cómo se vivió el partido?

Tyrone Mings, del equipo inglés, realizaba su debut para el equipo nacional. Sin embargo, su entrada no fue tan agradable como se esperaba. Tanto él como otros jugadores negros fueron víctima de gritos y cantos racistas. Miembros de la afición búlgara también hicieron gestos y ruidos referentes a los monos, además de signos nazis. Mings afirmó que escuchó los gritos “tan claros como el agua” pero decidió continuar jugando.

Grupo de aficionados que hicieron comentarios racistas en el partido. (Imagen: Cope)

El partido fue detenido en el minuto 22 y, como establece el protocolo de la UEFA, se hizo un anuncio a lo largo del estadio. Sin embargo, el partido fue detenido por segunda vez en el minuto 41 donde ambos equipos salieron de la cancha. Los jugadores británicos decidieron de manera unánime continuar jugando y demostraron su resiliencia en el marcador. Si se hubiera parado otra vez el partido, éste hubiera sido cancelado. (Vía: ESPN)

Durante el medio tiempo, un grupo de cincuenta personas –muchas de las cuales tenían la cara tapada– fue retirado de las instalaciones. No se tomaron mayores acciones contra el racismo, ya que “se trataba de demostraciones individuales“.

¿Cuáles fueron las consecuencias?

Los comentarios y gritos racistas fueron asimilados en dos formas diferentes. El director del equipo de Bulgaria, Krasimir Balakov, aseguró no haber escuchado nada desde su posición: “personalmente no escuché los cantos“. Pero comentó que lamentaría que fuera real, “de ser cierto, lo lamentamos genuinamente“.

Sin embargo, aseguró que la “mala conducta” no fue únicamente por parte de su afición. Comentó que “los fans ingleses estaban silbando y gritando durante el himno nacional de Bulgaria” y que “durante la segunda mitad del partido, utilizaron palabras contra nuestra afición que encuentro inaceptable“. (Vía: BBC)

El portero del equipo de Bulgaria, Plamen Iliev, declaró que los fans “se portaron bien“. Al igual que Balakov, negó haber escuchado cualquier tipo de gritos racistas. Incluso comentó que los jugadores ingleses habían “exagerado en su reacción” pues, hasta donde él estaba consciente, no había ningún tipo de abuso.

Los comentarios del director y el portero contrastan directamente con los del capitán del equipo, Ivelin Popov, quien se dirigió durante el partido a varios aficionados para exigir un cambio de actitud. La acción de Popov fue aplaudida por los jugadores ingleses. Popov comentó “Todos sufrimos de este tipo de actitudes. ¿Creen que un jugador extranjero vendría a jugar en Bulgaria después de lo que pasó? El racismo es un problema mundial que debe de erradicarse. Todos somos personas, sin importar nuestro color de piel“. (Vía: The Guardian)

Las cosas no terminaron ahí. El Primer Ministro de Bulgaria, Boyko Borisov, exigió la renuncia del director Mihaylov. De no renunciar, el gobierno búlgaro retiraría todos los fondos del equipo de fútbol. Igualmente, criticó la actitud de la afición ya que “Bulgaria es uno de los países más tolerantes en el mundo”. En una declaración que publicó en Facebook, el ministro explica:

“Después de la vergonzosa pérdida del Equipo Nacional de Bulgaria y dados los malos resultados de nuestro fútbol, he ordenado al ministro Krasen Kralev que el estado corte cualquier relación con el ENB, incluido el financiero, hasta que Borislav Mihaylov cese su puesto. Condeno fuertemente la actitud de algunas de las personas en el estadio. Es inaceptable que Bulgaria, uno de los más tolerantes países del mundo donde viven en paz personas de diferentes etnias y religiones, participe del racismo y la xenofobia”. (Vía: New York Times)

Dicho y hecho, el director anunció su renuncia el martes 15 de octubre. La pérdida que ocurrió contra Inglaterra se convirtió en el sexto partido que habían perdido bajo la dirección de Mihaylov. Bulgaria se encuentra en el último lugar del Grupo A.

Las acciones tomadas contra el director después del partido contra Inglaterra refieren a la toma de postura frente al racismo. La cancha de juego, como espacio de convivencia entre personas de diferentes orígenes, ideologías y razas, es un reflejo a pequeña escala de la sociedad. Y, como en cualquier otro ámbito, el racismo no tiene cabida.